DE POLÍTICA… Y COSAS MEJORES

Hoy nuestro planeta sigue sumido en una crisis generalizada; pérdida de valores, desgaste excesivo de la naturaleza, guerras que cada día son más obsoletas e innecesarias, problemas económicos, entre muchos otros.

Nuestro Estado no es ajeno a este tipo de situaciones, las cuales cada día vemos más cercanas. Narcotráfico, con sus derivaciones de violencia, desempleo, corrupción, pobreza, etc., etc.

Dentro de muy pocos días de nuevo tendremos votaciones. Los candidatos se encuentran trabajando a toda marcha, para lo cual gastan sus recursos a granel, buscando convencer al mayor número de personas, de que su causa, es la mejor…

La verdad muchas ciudadanos hoy viven la disyuntiva sobre si ejercen su derecho al voto, o no lo hacen. Muchos creen que votar no tiene sentido, y que simplemente gane quien gane, sería, más de lo mismo.

Yo personalmente considero que hoy más que nunca nuestro México necesita de líderes, aunque no siempre es fácil identificarlos. Un líder no siempre es el que manda o el que tiene el poder.

Un líder es quien logra ejercer su influencia en los demás, buscando convencer de un camino que marca su proyecto, sin violencia, imposiciones y con una máxima sencillez. Líderes fueron Jesucristo, Gandhi y Churchill; y no lo fueron Hitler y Mussollini. Estos últimos fueron tiranos, dictadores, caudillos (como muchos de los que hoy gobiernan Latinoamérica), pero no fueron líderes.

El liderazgo es algo que va más allá del dinero y la posición social. Un líder es un ser que ha logrado entenderse a sí mismo, que se conoce, que tiene capacidad de escucha, de reflexión.

Un líder siempre da la cara por sus actos. Sabe que existen áreas de oportunidad, sabe que tiene errores, los reconoce y trabaja para corregirlos.

Un líder cree en sí mismo, tiene claras sus fortalezas, pero conoce sus debilidades. No depende en lo esencial de los otros, pero fomenta el trabajo en grupo y las aportaciones de los demás, tomando como base el respeto.

Siempre asume lo difícil, no le saca el cuerpo a los problemas, entiende que en las áreas de oportunidad se encuentra el aprendizaje que lo ayuda en su desarrollo, y en el de los demás.

Un líder es un ser agradecido con su vida y con los demás por las oportunidades que tiene, y por esto, siempre está celebrando algo. No pierde el tiempo en chismes y evita juzgar, solo se juzga así mismo para avanzar.

Es intuitivo, don que está por encima de la inteligencia y el conocimiento. Es apasionado de las causas, ama profundamente lo que hace, y desborda un entusiasmo que termina por contagiar a los demás.

Un líder como los que hoy necesitamos, dominan sus temores aunque tema, y siempre se comporta con sencillez.

La verdad es que líderes hay pocos, pero los hay. Dentro de muy poco tiempo tendremos la gran oportunidad de escoger los líderes que nuestro México necesita para trascender y dejar atrás el doloroso subdesarrollo.

Como sociedad tenemos la obligación de ejercer con seriedad nuestro derecho al voto pero conociendo que hoy más que nunca, nuestro Estado y nuestro México requieren de esos seres, capaces primero de convencernos con sus ideas, pero con la valentía y el liderzazo de lograr los proyectos que se plantearon.

Leave a Reply