APRETANDO EL CINTO…

La crisis económica mundial sigue siendo un dolor de cabeza para las diferentes economías. Según nuestras autoridades, hasta abril de este año se perdieron 484.000 empleos, y se pronostica que finalizando el 2009  se habrán perdido alrededor de 850.000 plazas de empleo formal.

Para nuestro país la situación se agrava si recordamos que seguimos con una pobreza preocupante, la que a finales del año pasado contabilizaba 70 millones de pobres.

México hoy se ubica, según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) como el país Latinoamericano donde más empleos se han perdido en lo que va de la crisis, a este desastroso lugar, nos siguen Uruguay, Venezuela, y de manera más leve, Argentina.

Nuestro Aguascalientes por supuesto no está ajeno a tan delicada situación. Según las cifras de la ENOE (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI) cerrando el 2008 contábamos con 435.000 personas ocupadas en nuestro estado, y 26.000 personas se encontraban sin trabajo, lo que representaba un 5.7% de población sin empleo, cifra muy supreroior al 0.6% correspondiente al mismo periodo del año 2007, y 1.4% por arriba de la media nacional que era del 4.3%.

Como si fuera poco, iniciamos este año con un 10% de los trabajadores de la industria textil en paro técnico; y con una disminución del 10% de los salarios diarios del personal de la industria automotriz, además de que este sector cerró el 8% de sus puestos administrativos. Nuestra gran empresa NISSAN ha anunciado que seguirá con paros técnicos lo que definitivamente afecta no sólo a los trabajadores, sino también a las empresas que abastecen a esta importante multinacional.

La situación nos obliga a redoblar esfuerzos, buscando revertir la situación alejándonos de de la tasa del 7% de desempleo a la que llegamos en 1995. Si bien la actual crisis se diferencia en varios puntos a la vivida en el 95, hoy autoridades y sociedad en general debemos trabajar conjuntamente en una estrategia local que nos ayude a mitigar las consecuencias de la actual crisis.

Por un lado los trabajadores debemos comprometernos aún más con nuestras empresas, cuidando nuestro espacio laboral, y tratando de aportar cada día más para que seamos parte de la estrategia que se lleve a cabo para sortear los problemas que se presenten.

Por otro lado nuestras autoridades tendrán que ser mucho más sensibles con el momento, tratando de recortar los gastos innecesarios a fin de invertir en obra pública (la cual aporta en un porcentaje importante en la generación de empleos directos e indirectos), y en programas de recuperación y apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa, que son al final los que reciben con mayor impacto los dolores de la crisis.

Hoy es momento de ahorro y prudencia. Cada familia deberá estructurar sus finanzas buscando disminuir gastos innecesarios y suntuosos, además de buscar en lo posible el evitar contraer deudas innecesarias.

México siempre ha superado sus crisis; la sociedad se ha hecho más fuerte con ellas. Seguramente los problemas que hoy tenemos serán resueltos con la creatividad y tenacidad que nos caracteriza, pero de todas maneras las condiciones actuales de rezago en  nuestro país, nos hacen estar más preocupados que de costumbre.

Leave a Reply