LA ÚNICA ESTRATEGIA: El compromiso con México

Acabaron las elecciones y las victorias y fracasos de los partidos tendrán que ser afrontados con seriedad por sus seguidores, buscando la alianza que el país necesita para salir del complejo transe en el que estamos inmersos.

El ciclo sigue, desde ya en nuestro Estado inician las otras campañas, las internas para Alcaldes y Gobernador. Cada partido enfilará sus fuerzas buscando los objetivos de gobernar en un Estado que hoy atraviesa por una difícil problemática.

Después del estrés de los contrincantes y de una votación enmarcada en las expresiones de inconformidad de los ciudadanos, hoy Aguascalientes envía a México a sus Diputados quienes tendrán la obligación de legislar por un Aguascalientes mejor, por un México mejor.

Nuestra democracia mexicana entrega un parte de civilidad al mundo, ya que aunque las molestias de perdedores fueron muchas, los incidentes pasaron prácticamente desapercibidos ante la magnitud de los comicios.

Hoy nuestras ciudades siguen tapizadas de propaganda de los candidatos. Comerciales que presentan la calidad o incompetencia de uno u otro fotógrafo, acompañadas de repetidas y poco creíbles frases que terminan diciendo: absolutamente nada.

Hoy nos queda el sinsabor de no conocer a fondo la estructura de trabajo de los candidatos. Conocemos poco del sus ideas, objetivos y pretensiones.

Definitivamente considero que las campañas en nuestro México debieran evolucionar de manera radical. Por un lado la sociedad debiera ser capaz de emitir su voto, no por una “maquinaria política”, sino por las ideas y la estrategia de la persona. Mas allá de la propaganda política, se encuentra la estrategia de trabajo, aquella que tendríamos que conocer todos de manera estructurada, conociendo los puntos de acción que nos servirían, posteriormente de parámetro para evaluar las acciones del, o los ganadores.

Debemos cambiar la inversión de miles y miles de fotos y panfletos que no dicen nada, por campañas más cercanas a la gente, donde los candidatos expliquen de viva voz las ideas que solucionan y los compromisos que se extienden de manera vivencial.

En definitiva, México necesita de más compromisos y menos “maquinaria”. Hoy nuestro México requiere de personas que se la jueguen por su Estado y su país. Hoy más que nunca los 100 millones de mexicanos entre los que gritan 70 millones de pobres, exigen el trabajo comprometido de los ganadores, sin importar su partido, que al final debiera ser lo menos importante.

Hoy es tiempo de decir a los ganadores que su México espera mucho de ellos, y que en sus manos tendrán la oportunidad de lograr las estrategias que el país necesita para salir del doloroso atraso, que por nuestras condiciones, no nos merecemos; un atraso al que hemos llegado por la avaricia de quienes únicamente ven en el servicio público, la oportunidad de llenar sus arcas a costa del dolor y sufrimiento de un país que sigue sumido en la pobreza.

Leave a Reply