UN NOBEL QUE PUEDE CAMBIAR LA HISTORIA

Cada día nos preocupa más el mundo en que vivimos. Guerras, pobreza, enfermedades, catástrofes, etc., etc.

Tal parece que los seres humanos estamos alejados del camino que el planeta requiere para su conservación; hoy podemos aceptar que no hemos hecho bien nuestro trabajo y las consecuencias día a día duelen mas.

Si bien desde un punto de vista pesimista para muchos la situación no tiene reversa, yo la verdad considero que si logramos trabajar arduamente en nuestros jóvenes podremos inculcarles una diferencia que aporte en el cambio radical que hoy con urgencia necesitamos.

La semana anterior recibimos con satisfacción, pero ante todo con esperanza, el anuncio de que el Instituto Nobel de Noruega entregara el premio Nobel de la Paz al presidente de Estados Unidos, Barack Obama por sus “esfuerzos extraordinarios por reforzar la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”.

Y la verdad, tienen razón, porque Obama representa la esperanza de un mundo diferente, más pacífico. El presidente estadounidense prometió el cierre de la prisión de Guantánamo ubicada en la isla de Cuba, propuso la búsqueda urgente de un mundo sin armas nucleares, ofreció la apertura de un diálogo al mundo musulmán y se comprometió a trabajar arduamente en el logro de la paz de Oriente Medio.

Algo que pareciera imposible en  nuestra dura realidad: La Paz y el Entendimiento hoy son promovidas por el presidente del país más importante del mundo, lo que nos debiera comprometer hacia la construcción conjunta de un camino diferente.

Como lo merece un premio de esta magnitud, varios líderes internacionales felicitaron al presidente de Estados Unidos, uno de ellos, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, alabando los esfuerzos de Obama en favor de un “mundo más justo, equilibrado y pacífico”; inclusive el ex presidente cubano Fidel Castro describió el hecho como una “medida positiva” para el mundo actual.

Pero como siempre hay alguien que desea llamar la atención, y en el caso del presidente venezolano Hugo Chávez, ya se le hizo costumbre, el mandatario criticó fuertemente el premio entregado a Barak Obama, argumentando que este no ha hecho nada y que es demasiado galardón por 9 meses a cargo de Estados Unidos.

De nuevo Hugo Chávez Frías nos muestra su frustración y enojo por las acciones emprendidas en la construcción de un mundo diferente, comprensible, y pacífico. Tal parece que a este falso líder latinoamericano le cuesta trabajo entender que el único camino que el planeta hoy tiene para un cambio radical, es la paz por medio de un diálogo conciliatorio (Venezuela es el país latinoamericano que más ha invertido en armas y soldados en los últimos 5 años).

Hoy podríamos estar viviendo la transformación de un planeta que por muchos años ha vivido ante la incertidumbre de una nueva guerra mundial; considero que el comité del premio creado por Alfred Nobel no se equivocó al entregar este galardón a quien desde su llegada a la casa blanca ha trabajado en cambiar la cara de un país que siempre eludió el diálogo y la conciliación ante la búsqueda de sus intereses.

Leave a Reply