EL TURISMO: Un camino necesario para México

La realidad es que el panorama económico del país es realmente preocupante. Por un lado el petróleo (primer ingreso nacional), se ve cada vez más amenazado por la falta de infraestructura y modernización, las caídas en los precios mundiales y los cambios cada vez más notorios de las principales economías hacia energías alternativas.

El segundo rubro de ingresos para el país, las remesas de mexicanos en el extranjero, también sufren preocupantes variaciones debido a las caídas económicas de las potencias, y es que para muchos analistas económicos, parece  increíble que en pleno siglo XXI y con el potencial del país, nuestro México aún dependa de este rubro para sostener a miles de familias.

En el tercer lugar de ingresos tenemos al turismo, y allí la verdad las cosas no se encuentran nada bien. Hoy se estima que las pérdidas del turismo en el mundo serán este año de 2.000 MDD, además de que para la Organización Mundial del Turismo la caída del flujo internacional del turismo en este año será del 6%, la peor desde la Segunda Guerra Mundial.

Si bien las cosas no pintan nada bien para los ingresos de México y quizás por esto se decida por un desatinado plan fiscal que en medio de la crisis pareciera un suicidio, de todos modos la alternativa de apostar por el turismo es el camino que el país tiene para desarrollar y crecer su economía. Sería interesante estudiar experiencias como la de España, quienes con un plan serio y decidido lograron obtener del turismo el 80% de sus ingresos.

México hoy tiene la oportunidad de crear un programa que incluya al turismo como un tema de prioridad nacional; el gobierno no debería escatimar los recursos que este rubro requiere para su despegue, simplemente recordemos que desde hace tres décadas este tema fue una prioridad y se construyó Cancún… hoy ya debiéramos estar pensando en proyectos de esta magnitud.

Para este año se estima que en el turismo converjan alrededor de 300.000 empresas en el país, por lo que sería importante promover un esquema de apoyos y financiamientos que incluya no sólo a las grandes empresas, sino también a las micro, pequeñas y medianas.

Hoy el sector turístico mexicano prevé una pérdida al cierre del 2009 de alrededor de 800 MDP, por lo que las políticas gubernamentales deberán tomar en cuenta estas cifras para estructurar caminos de reactivación y apoyo que mitiguen los efectos.

En definitiva, México tiene en el turismo un diamante en bruto que si es reconocido y pulido podría soportar el crecimiento que el país necesita para alcanzar los estándares que pretendemos todos.

Ojalá que las viejas costumbres no opaquen esta gran oportunidad, esperemos que nuestros gobernantes entiendan que ya es tiempo de buscar otras alternativas al petróleo que si bien nos ha mantenido a través de la historia, su declive ya inició, y su final se ve cada vez más cercano.

Leave a Reply