FALSAS PROMESAS: Una costumbre cada vez más común

Ya nada parece frenar la desesperanza que sufre un pueblo mexicano cada vez mas agobiado por las situaciones que diariamente afronta. La inseguridad, la pobreza (ya el país acumula cerca de 70 millones de pobres), la violencia, la influenza, y ahora la aceptación del Senado de un nuevo aumento a los impuestos que días anteriores habían sido aprobados por los “novatos” Diputados.

Muy pronto iniciaremos con un aumento al IVA (Impuesto al valor Agregado) de un 15% a un 16%, y un ISR (impuesto Sobre la Renta) del 28 al 30 %. También se ratificaron los incrementos aprobados a los impuestos, entre estos del 3% a las telecomunicaciones a excepción del Internet, al alcohol, tabaco, juegos y sorteos.

Si bien los legisladores liberaron del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a los empleados que perciban ingresos hasta los $12.300.oo, aprobaron elevar del 2% al 3% el Impuesto a Depósitos en Efectivo (IDE) que se cobraba a depósitos bancarios de $25.000.oo, cifra que se disminuyó a $15.000.oo.

Esta Ley de Ingresos pretende recaudar en el 2010 la cantidad de 3,17 billones de pesos y en los próximos días la Cámara de Diputados deberá aprobar el presupuesto de gasto del siguiente año y definir en qué áreas se gastará esta cantidad.

Hoy la verdad es que a quienes vivimos el día a día nos queda un profundo sinsabor al no entender las decisiones de un Presidente que en Campaña (donde todos tienen las actitudes) prometió el no incremento a los Impuestos, unos Diputados que recién electos por su pueblo decidieron apretar más las situaciones intrafamiliares, y unos Senadores que por unos días se mostraron muy valientes y preocupados por la reforma, pero que al final de la historia doblaron fácilmente las manos para terminar aceptando lo que hoy ya es una realidad.

Mientras que países como Alemania bajaron radicalmente los impuestos para fomentar el crecimiento económico, hoy México opta por sangrar más a un pueblo que ya casi no confía en sus gobernantes que prometen y prometen, pero rápidamente olvidan. ¿Dónde quedaron las promesas del Secretario de Hacienda y del propio Presidente de crear estímulos en los Impuestos para recuperar lo que el país perdió por el tema de la Influenza AH1 N1? ¿Dónde quedaron las promesas del Presidente del Empleo? Hoy la realidad es que los empresarios de México se encuentran separados de un Gobierno al que le califican sus medidas como “mal concebidas, mal fundadas, y retroactivas…”

La verdad es que las cosas no pintan bien para un país que pasa por un muy mal momento. La realidad es que el ciudadano común y corriente esperaba un recorte serio al “exagerado gasto del Gobierno”, y no un aumento en los cobros a los contribuyentes cautivos que son los que al final de  cuentas terminarán pagando los paltos rotos.

México hoy más que nunca necesita de un rumbo que le estructure el camino que hoy no tenemos. Es cierto que el país necesita de una profunda reforma fiscal (es urgente para el desarrollo del país), pero México no se merece y más aún, no puede soportar  las “ocurrencias” de los Gobernantes que ante la necesidad de recursos inventan caminos que terminan por complicar más el panorama que ya es bastante sombrío.

Leave a Reply