¿CÓMO EXPLICAR LO QUE VIVIMOS?

Las cosas no han iniciado bien para nuestro país en este 2010. Por un lado la crisis económica de las familias se ha agudizado con la puesta en marcha de los nuevos impuestos que afectan directamente la posibilidad de consumo de nuestra sociedad.

Por otro lado, seguimos con una violencia atroz, creciente y cada vez más preocupante, donde como ciudadanos vemos que nuestro gobierno pierde día con día la batalla con una delincuencia que no admite tregua. Recordemos que tan solo en Chihuahua tenemos cerca de 300 asesinatos en lo que va del año.

Al complejo panorama, se suma el dolor que causan las extrañas inundaciones (digo extrañas, por la época en la que estamos), donde miles de personas perdieron lo poco que tenían, sumando un mayor dolor a lo que ya vive nuestro agobiado país.

Un tema que debe llenarnos de preocupación, es el surgido con el jugador americanista Salvador Cabañas, ejemplo de tenacidad, esfuerzo, dedicación y compromiso. Un hombre que día con día se preparaba para generar diversión a un pueblo mexicano que requiere a gritos de espacios de convivencia familiar, buscando olvidar por 90 minutos, los dolores del diario acontecer.

¿Qué decir a los niños para explicar lo que sucedió? ¿Cuál será el camino para presentar a los pequeños seguidores del América que su ídolo ya no está en las canchas?  ¿O las los jóvenes de otros equipos, que el insistente atacante ya no juega? Esta increíble situación se presenta diariamente en los periódicos del mundo mostrando a nuestro país como “tierra de nadie”, desnudando ante el mundo la imposibilidad de nuestro gobierno para actuar.

Diariamente mueren en México un número considerable de personas a causa de la delincuencia y la intolerancia. Este jugador no es más importante que los estudiantes que murieron al norte del país en una masacre impresionante, pero definitivamente estos ejemplos y los muchos que vivimos (quedando una gran mayoría en la impunidad), nos develan la realidad que hoy atraviesa nuestro México.

¿Cuál será el camino?, realmente no lo sé, pero de lo que si estoy completamente seguro es que mientras México siga acumulando esta dolorosa pobreza (hoy ya nos acercamos a 70 millones de pobres), el dolor y la falta de oportunidades serán el excelente “caldo de cultivo” para que los grupos delincuenciales enfilen a un sinnúmero de luchadores dispuestos a dar su vida por los ingresos, así en el camino terminen por entregar “su alma al diablo…”

Hoy es tiempo de  que nuestras autoridades se decidan por un trabajo a largo plazo que ayude al país a salir de este complejo panorama. Ya es tiempo de hablar menos para pasar a una estrategia nacional incluyente, que busque el desarrollo de todos los habitantes sin importar su nivel socioeconómico. Ya basta de políticas que solo benefician a los monopolios, ya basta de reformas mediocres y al vapor que solo terminar por acrecentar los problemas del país.

Hoy México necesita y se merece gobernantes que entiendan de fondo el problema que atravesamos para que solo desde allí, podamos renacer hacia ese país diferente en el que todos soñamos vivir.

Leave a Reply