EL PERIODISMO QUE HOY BUSCAMOS

Definitivamente nuestro país atraviesa por una situación de inseguridad que día a día se hace presente en todos los medios de comunicación. Muertes, “levantones”, asesinatos, masacres, en fin, son las notas que muchos periodistas nos presentan crudamente para informarnos de lo complejo de la situación.

Yo realmente considero que el tema de seguridad no es únicamente un asunto de los gobernantes. La seguridad la combatimos todos, unidos y decididos, a fin de no permitir el caos en el que hoy hemos caído. Por un lado las autoridades con sus estrategias bien planteadas para el combate, y nosotros, los ciudadanos, con la denuncia como arma para facilitar el trabajo de quienes nos gobiernan. En este proceso existe un actor de suma importancia para acrecentar o proponer en el tema de seguridad en México: el periodista. Este personaje tan importante para conocer lo que vivimos día con día toma un papel de vital importancia como elemento informativo y motivador de una sociedad que necesita comprometerse con su comunidad.

Si bien México se merece ciudadanos dignos y buenos seres humanos, también, y hoy más que nuca, requiere de periodistas con características muy especiales:

Hoy necesitamos periodistas que amen la paz y detesten la guerra. Ya basta de corresponsales de guerra. Hoy más que nunca México necesita corresponsales, pero de paz.

Necesitamos que se muestre la horrible verdad de la violencia, con decencia, con delicadeza, pero con fortaleza.

Que no valoren los datos fuertes y las cifras, más que a las víctimas. Porque quienes mueren también son madres, novios, hijos, personas con sueños, sean del bando que sean.

Que nunca pierdan el sentido de lo esencial por alcanzar la primicia.

Hoy necesitamos periodistas con un alma de hierro para enfrentar la realidad que viven de cerca, pero con un corazón abierto para buscar la paz que hoy se aleja.

Hoy necesitamos de superhombres que entiendan la violencia con inteligencia y mesura; no nos sirven los pusilánimes y acobardados.

Hoy más que nunca México necesita de seres inteligentes que no atropellen a las víctimas en su dolor, con cámaras y micrófonos.

Hoy necesitamos periodistas estudiosos, intelectuales, buenos lectores y analíticos, que nunca pongan los medios de comunicación al servicio de los delincuentes.

Necesitamos de periodistas intachables en su vida personal, social y espiritual. Hombres que puedan equivocarse como seres humanos, pero nunca con intención. Seres que sepan reconocer el error y con la estrategia para resarcir el mal causado.

Por nuestro actual andar, México requiere de periodistas excelentes, no buenos y mucho menos mediocres.

Leave a Reply