EL FUTURO DE AGUASCALIENTES NOS EXIGE MADUREZ POLÍTICA

Después de las discusiones, destapes prematuros y los dimes y diretes, por fin se aclara el panorama de los candidatos para la gubernatura de nuestro Estado.

Atrás quedaron las conjeturas, promesas y falsas esperanzas, para por fin conocer en definitiva a los contendientes que lucharán por obtener la “máxima silla” del Estado. Tal parece, y me remito a conjeturas personales, que la contienda definitiva estará entre los candidatos del Partido Acción Nacional y el Partido Revolucionario Institucional.

Por un lado Carlos Lozano del PRI, un político tradicional de gran conocimiento y capacidades, y por el otro, Martín Orozco Sandoval del PAN, un buen hombre joven de interesante trayectoria, con ideas diferentes a lo tradicional.

Hoy el electorado hidrocálido tendrá el tiempo suficiente de analizar a cada contendiente a profundidad, buscando entender sus estrategias y las soluciones propuestas para resolver los problemas que hoy agobian al Estado, y que valga la pena aclarar, no son nada diferentes a la realidad de nuestra República mexicana.

Si bien en nuestro México las maquinarias políticas siguen teniendo una fuerza importante en las decisiones electorales, yo realmente considero que nuestro Estado debiera ser pionero en una “madurez democrática”, olvidándonos por un instante del color de nuestros amores para pasar a la elección de la persona, de las ideas. Hoy nuestras intensiones debieran migrar a un análisis concienzudo de la persona a fin de ejercer nuestro derecho al voto por quien consideremos pueda resolver con eficacia y honestidad los problemas que nos aquejan.

La realidad es que los partidos los hacen las personas, y no siempre sus directivos escogen a los candidatos idóneos para la gran responsabilidad, por lo que desde ahora los ciudadanos debemos tener la capacidad de conocer, analizar y desmenuzar las propuestas de quienes aspiran a gobernarnos por los próximos años.

Esperemos que los candidatos cuenten con la responsabilidad necesaria para centralizar sus campañas en las estrategias y propuestas, dejando a un lado las descalificaciones de la vieja política que antes de lograr buenos dividendos para los agresores, terminan por aburrir y “hastiar” a los electores.

Para estas elecciones estoy seguro que contaremos con ciudadanos más comprometidos con el voto, más analíticos y exigentes con sus candidatos. Pero también Aguascalientes espera contendientes maduros que olviden las viejas campañas centradas en encontrar el defecto del otro antes que las propias virtudes. Ojalá nuestro Aguascalientes cuente con la madurez política que se merece un Estado que siempre ha sido punta de lanza a nivel nacional. Ojalá que estas elecciones rompan las estadísticas de apatía; ojalá que este proceso se colme de propuestas e ideas que nos lleven a sentar las bases de un Estado que en el largo plazo se ubique en los estándares que todos esperamos.

Hoy Aguascalientes se merece contendientes que luchen con fuerza y empeño por sus ideas, pero con la madurez necesaria para que el día definitivo, se acepte con honorabilidad el resultado, demostrando que los principales intereses son con la sociedad y no con los compromisos adquiridos.

Leave a Reply