NUESTRO TRABAJO: UNA JOYA QUE HAY QUE CUIDAR.

Cuántas veces nos hemos preguntado qué haríamos si nos ganáramos el famoso “melate”: “recorrer el mundo”, “o repartirlo entre mi familia”, “donar dinero a los pobres”, “comprar una residencia en Cancún”, etc., etc., pero el punto que coincide es el de “dejar de trabajar”.

Más allá de ese “sueño guajiro”, está la  vasta importancia del trabajo: no únicamente la remuneración económica (que en la actualidad es indispensable), está también el sentirse útil, sentirse activo,  desarrollar nuestras habilidades y nuestra creatividad, nos ayuda a saber trabajar en equipo y socializar enfocándonos en nuestro plan de vida… en fin, son muchos los beneficios que recibimos de él.

Estamos próximos a celebrar el Día del Trabajo, un día en el que hombres y mujeres festejan y se sienten afortunados por contar con una actividad laboral que le da cierta tranquilidad económica.

Valorar nuestro trabajo, es sinónimo de sensatez.

El trabajo nos permite contar con lo necesario para compartir una vida relajada y en armonía con nuestra familia; el mantenernos ocupados y productivos nos hace mejores personas, nos permite valorar el tiempo libre para dedicarlo a nuestros seres queridos.

Lamentablemente, hay personas que no cuentan con una actividad que les permita llevar lo necesario a su hogar, provocándoles una inmensa angustia y la incertidumbre del qué pasará; esta situación nos provoca crisis económica, familiar, y problemas por presiones y desintegración social.

Y es que el desempleo, es un problema que se agudiza más en unos países que en otros.

Por ejemplo, en México según lo que nos dan a conocer las autoridades el porcentaje de desempleo es de un sólo dígito, pero especialistas en economía y académicos comentan que esta situación es más grave y su porcentaje está en dos dígitos… Aguascalientes no es la excepción pues desde hace 10 años a la fecha, el desempleo casi se ha duplicado, preocupante realidad que pareciera agravarse día a día.

Esta situación hace que valoremos aún más el trabajo que nos da de comer, que nos da comodidad y nos permite darnos ciertos gustos, pero sobre todo, nos da la oportunidad de sentirnos útiles.

Trabajar con pasión, con entrega, dinamismo y actitud propositiva es indispensable para cuidar nuestro empleo; llevar a cabo lo que realizamos con gusto nos ayuda a sobre salir y a apoyar a la empresa en la que laboramos, o a la propia, en el cumplimiento de sus metas.

Que no nos quepa la menor duda: sólo con el trabajo  podremos salir adelante; sólo con el trabajo nos veremos recompensados y tendremos un desarrollo económico en el seno del hogar, en nuestra ciudad, en nuestro País.

Ahora en nuestro México se ha puesto de moda el “dinero fácil”, el cual termina por destruir todo lo que tenemos a nuestro alrededor y a nosotros mismos… pero bueno, esa es otra historia…

Así que  si usted es de los que sueñan con ganarse el dichoso Melate: mejor esfuércese en su trabajo, cuídelo, valórelo pues no sabe si la diosa fortuna se pondrá de su lado.

Leave a Reply