Baja California Sur: MUCHO MÉXICO

En la escuela de Ciencias Biomédicas de la Universidad Cuauhtémoc hemos decidido ofrecer varias posibilidades para que nuestros alumnos logren abrir su expectativa laboral y profesional por lo que hemos estado buscando espacios donde realicen su servicio social, prácticas profesionales y en el caso de la licenciatura en medicina, el internado médico de pregrado, a fin de que opten no únicamente por los lugares ofrecidos por nuestro Estado, sino que vean diferentes opciones en la República, y en lo posible, en otros países.

Gracias a esta política, he tenido la increíble oportunidad de conocer varias ciudades de México y de nuestro vecino de país del norte. En mi último viaje pude conocer algunas ciudades de Baja California Sur, un estado impresionante geográficamente, pero que antes que las bellezas naturales con que cuenta, tiene una gente amable, alegre, “directa y sin tapujos”, además de comedida, que desde que llegas te hace sentir como si estuvieras en casa. La Paz, Todos Santos con su mítico Hotel California, Santa Rosalía, San José del Cabo, y Cabo San Lucas, son algunos de los impresionantes lugares llenos de magia que pude conocer. Este Estado que ha sido gobernado por la izquierda mexicana (lo traigo a colación únicamente por recordar el proceso electorero que ahora vive nuestro estado), ha logrado un interesante equilibrio entre desarrollo y crecimiento de su gente, que claramente lo encamina hacia interesantes horizontes.

“Maleconear” por La Paz, bucear en Pichilingue o nadar con los lobos marinos son entre muchas actividades lo que puedes llegar a hacer en un Estado mágico y lleno de sorpresas. Definitivamente Baja California Sur es un lugar que nos enseña no solo en el aspecto turístico, sino también en el comportamiento de su gente. La sencillez de los sudcalifornianos hace que los protocolos sean más amables, mas disfrutables… Me quedo con el gran recuerdo de la limpieza de sus ciudades, el orden vial en sus calles donde aún se respeta y saluda al peatón. Me quedo con la gente que sin dudas se detiene a auxiliar al conductor varado en la carretera, me quedo con el sabor de su gastronomía, sus almejas rellenas, el abulón empanizado y su pescado en diferentes formas.

En definitiva México entero tiene mucho que aprender de la gente de esta región; personas inteligentes pero abiertas a nuevas cosas, amables pero estrictas, y alegres y dicharacheras, pero prudentes y respetuosas…

Para nuestros Alumnos será un excelente lugar de trabajo y aprendizaje ya que además de lo que hoy tienen, estos emprendedores hombres trabajan a marchas forzadas en la creación de tres hospitales más, que garanticen la cobertura en salud de todo el Estado.

En fin, hoy que conozco un nuevo lugar en la República (¡y que lugar¡), sigo sin entender como México sigue viviendo los problemas económicos con que hoy cuenta. Sigo sin entender cómo es que teniendo lugares “impresionantes”, hoy sigamos varados en el desempleo, la inseguridad y la falta de oportunidades. Quizás haya llegado la hora de reordenar nuestras ideas buscando el rumbo que México necesita para cambiar su historia; un rumbo que a lo mejor se encuentre escondido en algunos pequeños lugares de su geografía, donde con creatividad e inteligencia han sido capaces de vivir y crecer a pesar de sus carencias y dificultades.

Leave a Reply