POR FIN ALGUIEN ENTIENDE…

En varios comentarios he presentado la terrible desigualdad que vive nuestro planeta. Cerca de 1.000 millones de personas cada día pasan hambre en el mundo (prácticamente 1 de cada 6), 50 millones más que en el 2007, y aunque nos jactamos de vivir en la era de la tecnología, el desarrollo y la futura colonización planetaria, aún tenemos 3.000 millones de habitantes que no cuentan con un servicio adecuado de saneamiento… increíble.

Dentro de esta desastrosa desigualdad, que desde mi perspectiva es uno de los puntos de partida de la violencia interminable que aqueja al mundo, se incluye a nuestro México, el cual presenta a la humanidad al señor Carlos Slim Helú como el hombre más rico del planeta con una fortuna cercana a los 57.500 millones de dólares, además de incluir en la lista de los 10 más ricos, a otro mexicano, del cual prefiero no comentar debido a su “giro empresarial”.

La realidad es que en un país como el nuestro que ya acumula a 70 millones de personas con algún tipo de pobreza, es increíble que tengamos una desigualdad tan preocupante, la cual nos hace seriamente vulnerable a los negocios ilícitos que hoy crecen como espuma en nuestro país.

Hoy me he quedado literalmente con la boca abierta al escuchar las declaraciones de dos de los principales millonarios del planeta, los señores o más bien, “señorones” Bill Gates y Warren Buffett quienes han propuesto a varios millonarios donar el 50% de sus fortunas en obras de caridad, cambiando radicalmente el rostro de la filantropía. Si bien siempre han existido personas de buen corazón y sensibilidad, es la primera vez en la historia moderna del planeta que quienes “amasan” el grueso de los recursos a nivel mundial, sugieran comprometerse de lleno con un planeta del cual han disfrutado con sus impresionantes fortunas, pero que tiene un dolor inmenso con la pobreza creciente que día a día nos aqueja en varios continentes.

En la lista de los “millonarios de buen corazón” se encuentran también los estadounidenses Ely Broad, John Doerr, H. F. Lenfest, John Morgridge, David Rockefeller, Michael Bloomberg, y la animadora de televisión y también multimillonaria Oprah Winfrey.

En la Lista de Forbes presentada hace unos meses se incluían además del hombre más rico del mundo, el empresario mexicano Carlos Slim, a varios multimillonarios pertenecientes a países pobres, entre ellos India y Brasil. Lo interesante es saber si estos magnates ablandarán su corazón para sumarse a la lista: “salvemos el mundo” que ahora proponen Gates y Buffett, y más interesante aún será saber si nuestro “multimillonario de cabecera” se sumará a tan importante causa, que de llevarse a cabo de manera global, cambiaría el panorama y la vida de millones de seres humanos que hemos olvidado cada día más.

A mí estimado lector: ¿si usted estuviera en los zapatos de Slim, lo haría?

Leave a Reply