POR FIN LLEGA EL DÍA…

Después de dimes y diretes, de descalificaciones vulgares y de un terrorismo psicológico hacia los votantes nunca visto en nuestra historia, por fin el próximo domingo 4 de julio llega la hora de elegir a los seres humanos que se harán cargo de los destinos de cada uno de los municipios de nuestro Estado, del gobierno general y de las leyes que necesita Aguascalientes para conseguir los objetivos de buscar ser punta de lanza en todos los temas, como lo fuimos hace poco más de una década.

El próximo domingo tendremos la grandiosa oportunidad de hacernos sentir como un pueblo que cree en sus instituciones y se compromete con un “granito de arena” en el rumbo que habrá de tomar nuestro Estado.

Desde mi muy particular punto de vista un pueblo maduro democráticamente es el que logra abatir el abstencionismo, además de entender que la votación debe llevarse a cabo por las ideas de los candidatos y no por el “partido de los amores”. Hoy debemos estar consientes de que un pueblo que no vota, es un pueblo que está condenado a seguir gobernado por pequeños cacicazgos que ante la indiferencia de la gente, buscan únicamente sus propios intereses olvidando la colectividad. Hoy debemos entender que los partidos los dirigen las personas, y no siempre se escoge a los mejores para candidatos, por lo que nuestra responsabilidad como ciudadanos va mas allá de convencernos de un color, para pasar a un análisis profundo de los actores, su esencia como seres humanos, su historia, su vida en la sociedad. Es nuestra responsabilidad llevar a cabo un análisis profundo de las ideas que se proponen, para proclamarnos por aquellas que resuelven y vislumbran el camino de solución a los problemas que hoy nos aquejan. Hoy Aguascalientes de nuevo tiene la grandiosa oportunidad de ejercer el derecho al voto. Ojalá que no caigamos en el conformismo del “no voto por que ya ganó”, “para que votar si siempre hacen lo mismo”, “los políticos siempre son iguales”… Hoy nuestras actuales circunstancias nos obligan a votar masivamente. Hoy nuestro Aguascalientes pasa por una dolorosa crisis que se ve reflejada en diferentes aspectos que nos han llevado a ocupar lugares deshonrosos y sobre todo preocupantes, en la comparativa nacional.

Ya falta muy poco para saber quiénes serán esos seres que nos dirijan, y desde estas sencillas palabras no me queda más que invitar a mis lectores a comprometerse con el derecho y la obligación de ser ciudadanos de un país democrático; además de pedir a los ganadores un compromiso serio con la colectividad y no únicamente con sus bolsillos y el de sus amigos; y a los perdedores, el camino no debe ser otro que sumarse al trabajo de quienes obtengan la mayoría a fin de que entre todos construyamos los acuerdos y busquemos la visión que hoy tenemos nublada; esa visión que garantice el crecimiento de un Estado que definitivamente merece una mejor suerte.

Leave a Reply