EL CALLO QUE NO DEBIÓ PISAR CHÁVEZ

Ahora si el llamado “macaco sudamericano” Hugo Chávez Frías pisó uno de los callos que seguramente le traerá problemas en el corto plazo.

El señor presidente de la hermana República de Venezuela se atrevió a decir en su tradicional -Aló Presidente- que dejaría de enviar petróleo a Estados Unidos si Colombia seguía trabajando, con el apoyo estadounidense, en crear una guerra contra Venezuela.

La verdad es que el señor Chávez sigue delirando con el tema de un complot para atentar en su contra, el cual estaría siendo planeado por los gobiernos estadounidense y colombiano. La situación de las relaciones entre los países sudamericanos se han complicado, luego de que el jueves pasado el gobierno colombiano presentara pruebas ante la OEA (Organización de Estados Americanos) sobre los 15 campamentos y 1500 guerrilleros terroristas del las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que el gobierno del Socialismo del Siglo XXI ha aceptado se asienten en su territorio.

Y es que esta vez algunos presidentes que comúnmente apoyaban las “tremendas locuras” de Chávez decidieron mantenerse al margen. Por un lado el Presidente Lula de Brasil comentó que ya era tiempo de sanar las heridas entre los dos países, y en un tomo similar los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, decidieron mantenerse al margen.

Definitivamente las locuras de Chávez molestaron enormemente a la Casa Blanca (quien ahora con el cuento del petróleo por fin ve amenazados directamente sus intereses), y en una declaración del vocero Philip Crowley, dijo que las denuncias colombianas deben ser tomadas de manera “muy seria” y agregó que “Venezuela tiene la obligación con Colombia y la comunidad internacional de investigar la información presentada y prevenir que su territorio soberano sea usado por terroristas”.

El experto en temas políticos del Instituto de Paz de E.U., Rusty Barber, explicó que la decisión de Chávez, así como la reacción por parte de la administración Obama, “le dan herramientas a Estados Unidos para sindicar a Venezuela como una nación que protege a terroristas” y valida la guerra contra el terrorismo que inició el ex presidente norteamericano George W. Bush en 2001″.

“La política de Estados Unidos es perseguir a los terroristas en cualquier parte del mundo y si Chávez no permite una comisión verificadora, tarde o temprano las agencias de inteligencia de E.U. harán su trabajo”, agregó el analista.

Definitivamente hoy si creo que el señor Hugo Chávez se “metió en la grande”, ya que detrás de la supuesta hermandad socialista latinoamericana que pretende crear, se esconden, según politólogos de Estados Unidos, negocios de narcotráfico y alianzas con grupos guerrilleros que le ayudan a pasar por los andes la droga que se cultiva en Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador, a fin de convertir a Venezuela en el gran distribuidor de cocaína de Latinoamérica, título que hoy ostenta nuestro México.

Desde mi punto de vista el petróleo es el tema que el presidente Chávez nunca debió tocar, pero debido a su enorme prepotencia y a su acostumbrada verborrea hoy decide lanzar, convirtiéndose en el primer paso del fin de este peligroso líder que hoy se ha llevado entre las piernas a varios mandatarios latinoamericanos que decidieron imitar y seguir sus andanzas.

En enero de esta año la revista Times pronosticó que antes del 2012 la dictadura chavista acabaría; yo considero que la prestigiosa revista le dio mucho tiempo a este señor que de seguir pretendiendo cerrar la llave del crudo hacia Norte América, seguramente tendrá la suerte del dictador panameño Manuel Antonio Noriega.

Leave a Reply