LA SÚPERCOLOMBIANIZACIÓN DE MÉXICO

Hace unos días la intrépida Secretaria de Estado de los Estados Unidos afirmó que ante el incremento de la narcoviolencia, México “se está pareciendo más a como se veía Colombia hace 20 años”, y reiteró que el Gobierno estadounidense continuará apoyando en la lucha contra el narcotráfico.

Estas palabras “calaron hondo” en algunos de nuestros políticos que siguen creyendo que “tapando el sol con un dedo” se resolverán los problemas tan complejos que hoy vive nuestro país.

Yo me pregunto: ¿Qué importa si nuestro país vive algo similar, cercano o peor a lo que vivió la hermana República de Colombia en los 80s y 90s?  Hoy México se encuentra sumido en una guerra interminable que ha llenado de sangre prácticamente a todos los estados de la República (con algunas diferencias dependiendo de la ubicación geográfica). Hoy México acumula 70 millones de pobres, lo que nos hace completamente vulnerables a la delincuencia, tenemos un desempleo abrumador y creciente, una corrupción aberrante que hoy sigue alejando a los inversionistas, y un estado de violencia generalizada que nos lleva a que los países desarrollados nos cataloguen como un destino turístico peligroso… ahhhh, y  como si fuera poco, hoy hemos perdido 6 peldaños en el Índice de Competitividad Global del WEF, para ubicarnos en la posición número 66.

Yo realmente no me atrevería a decir que México esté igual que Colombia, quizás en número de muertos por mes, a lo mejor se acerque o supere a lo vivido por el país Sudamericano, pero la realidad es que la única diferencia que yo veo entre ambos problemas, es que el terrorismo vivido en Colombia tenía don actores principales, los narcotraficantes por un lado, y las narco-guerrillas de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y del ELN (Ejército de Liberación Nacional), mientras que en México lo que hoy vivimos se encuentra totalmente en manos de los grupos narcotraficantes que hoy nos tienen en “tela de juicio” ante la comunidad internacional, y con un creciente dolor por las pérdidas humanas que día a día aumentan.

¿Por qué tanto alboroto por las declaraciones de la Secretaria Clinton? ¿No será más bien una justificación a nuestra incapacidad de llevar a cabo las estrategias que nos saquen de este complejo atolladero?

Ya es tiempo de trabajar conjuntamente autoridades y ciudadanía en la toma de medidas urgentes que nos ayuden a retomar el rumbo que definitivamente hemos perdido y que nos ha llevado a sumirnos en una guerra, que antes de ver la luz de su final, se encuentra sumergida en un alboroto sin solución.

Si usted es de los que cree que lo que México vive no es una colombianización, pues hoy le puedo decir que más bien México hoy se encamina a una Súpercolombianización, sustentada en el tamaño y poderío que han tomado en el mundo las mafias mexicanas, logrando desbancar en infraestructura y distribuciones a sus similares de países que en la historia han vivido el doloroso y complejo problema del narcotráfico.

Así que, Señores Legisladores, antes que enojos y molestias por declaraciones de amigos de México que buscan alertarnos de lo que parece, no queremos, o nos negamos a ver, es urgente trabajar, trabajar y trabajar, en la búsqueda del hilo negro que solucione un problema que por lo menos hoy, sigue sin una salida en el corto o mediano plazo.

Leave a Reply