Cuando sea grande quiero ser científico

Pablo Jaramillo Vasco | Publicado el 28 de septiembre de 2010

En un país como el nuestro, las personas con grandes conocimientos no son reconocidas como pasa en otros lugares del mundo. Tal vez, porque aquí el conocimiento no es tan apreciado como en otras latitudes.

Lo cierto es que en países como China a las personas que cuentan con un gran conocimiento les dan tratamiento de estrellas de rock, gracias al fuerte aprecio y admiración que sienten ante este tipo de cualidades que estas personas tienen para ofrecerles.

En Colombia, en cambio, alabamos cantantes y deportistas que nos hacen pasar ratos agradables pero efímeros, y por el contrario, a las personas que ponen su conocimiento al servicio de toda la humanidad, no les ponemos mucha atención; así éstos también pongan en alto el nombre de nuestro país.

He oído a una cantidad de niños colombianos queriendo ser cantantes o deportistas cuando sean grandes, pero nunca he oído al primero que tenga como imagen a un científico. Quizá sea porque no conocen alguno, ya que estas personas no son lo más atractivo comercialmente como para que nuestros medios les dediquen un espacio en alguno de sus programas.

Lo cierto es que quiero dedicar este pequeño espacio a una persona poco distinguida en Colombia, pero con una enorme influencia en el mundo científico mundial.

Me refiero a Raúl Cuero; hombre de gran sencillez, carisma, voluntad, compromiso, inteligencia, y pasión por la creatividad. Tuve la oportunidad de verlo por primera vez en un foro de líderes universitarios en Manizales.

Estuve presente en su intervención, y la verdad es que a pesar de que allí también hablaron ministros, generales colombianos, reconocidos periodistas, políticos y empresarios, Cuero fue el único que después de su presentación (fue la última de la noche antes de la fiesta de integración) recibió un aplauso unánime de unos 800 jóvenes, de pie, durante varios minutos.

Desde ese momento él despertó gran admiración y la verdad me he dedicado a recoger la mayor cantidad de material que haya sobre el doctor Cuero, como su libro titulado ” Entre el triunfo y la supervivencia “, que recomiendo.

El doctor Raúl Cuero no solo es admirable por su reconocido trabajo para la ciencia, gracias a las invenciones que ha patentado a lo largo de su vida como científico e inventor, en importantes instituciones mundiales como la NASA. Tiene mucho que enseñarnos como persona, ya que a pesar de ser originario de una apartada y olvidada zona como Buenaventura y de tener un color de piel poco común en las altas esferas de la ciencia, supo sobrellevar estas situaciones y alcanzar un gran respeto, gracias al conocimiento que tiene y que bien sabe aportar para el beneficio de toda la humanidad.

Qué bueno sería poderle otorgar más a menudo el reconocimiento que merece el doctor Raúl Cuero, quien tanto ha hecho por nuestro país, y que sigue trabajando de forma desinteresada por su futuro. Ocupa gran parte de su tiempo en estimular las capacidades inventivas de nuestros jóvenes por medio de la puesta en marcha del proyecto “Parques de la Creatividad”.

Leave a Reply