Educación sin límites

Como en otras ocasiones lo he comentado,  a mi parecer la diferencia entre un país desarrollado a otro que no lo es, radica principalmente en la educación.

El conocimiento,  nos permite ampliar nuestros horizontes y enfrentarnos ante este mundo  tan complejo, lleno de competitividad y nuevos retos.

El saber nos ayuda a crecer, a ver nuestro alrededor con otra perspectiva.

Día a día, niños, jóvenes y adultos,  asisten a formarse académicamente a diferentes primarias, secundarias, bachilleratos y universidades  en donde llevan a cabo el tan indispensable sistema enseñanza-aprendizaje.

Pero existe la otra cara de la moneda: las personas que por ciertos motivos, no tienen la posibilidad de acudir a un espacio en dónde recibir su preparación.

Discapacidad, situación económica, falta de tiempo por el hogar, el trabajo, seguridad, etc., son algunos factores que impiden que  las personas reciban una formación profesional o un  posgrado y que destinen su tiempo libre a otras actividades.

Afortunadamente, los avances tecnológicos que estamos viviendo,  nulifican dicho impedimento, dando la posibilidad de utilizar el internet como herramienta de estudio.

Como un dato interesante, le comento que esto que hoy conocemos como educación a distancia, se remonta a una actividad desarrollada en los siglos XVII y XVII, a través de la educación por correspondencia, con la finalidad de extenderla a zonas remotas y despobladas u ofrecerla a los estudiantes que no podían ir físicamente a un salón de clases.

Desde entonces se ha ido desarrollando y modernizando de acuerdo a las necesidades que se detectan, volviéndose cada vez más accesibles para todos y las opciones de estudio son mayores,  y es una alternativa que no tiene límite de tiempo, de horario ni de espacio.

En la actualidad, son varias las instituciones de educación superior que le apuestan a la educación online, pues esta tendencia ha tenido cada vez más aceptación e inclusive, podría volverse necesaria, debido a diferentes situaciones que se viven en nuestra sociedad.

Definitivamente, realizar un estudio a distancia es una valiosa oportunidad para aprovechar nuestro  tiempo,  pues nos permite actualizarnos y enriquecer nuestros conocimientos.

Algo que es importante mencionar, es que quien elija esta modalidad, debe ser una persona responsable y comprometida, pues no existe el maestro que “presione ni exija” al estudiante, ya que es un sistema de autoestudio  que si bien tiene una asesoría, el ritmo del aprendizaje lo controla el educando.

Otro de los análisis  que debe hacerse al momento de considerar estudiar una opción a distancia, es el buscar una casa de estudios  que ofrezca una plataforma con la capacidad de soportar  el sistema, con un medio óptimo de vanguardia que facilite su acceso y aplicación, y así sea eficiente.

En conclusión, la educación no tiene límites, y más hablando de educación a distancia: hoy día  tener una computadora y acceso a internet es de lo más común, y por ende, recibir beneficios  que la tecnología nos ofrece es parte de la vida diaria.

Así que si usted es o conoce a alguien que sienta que su tiempo o situación es un impedimento para continuar o  iniciar algún estudio, invítelo a informarse sobre esta opción que viene a facilitarnos la enseñanza/aprendizaje.

Leave a Reply