LA CREATIVIDAD VS EL MIEDO A SER YO.

Según el diccionario, la Creatividad es la capacidad humana de producir contenidos mentales de cualquier tipo.

De manera errónea, en la actualidad hemos dejado la estimulación de la Creatividad (en el nivel superior de la enseñanza… y en todos) para las Carreras artísticas, olvidando que es de vital importancia el desarrollo de las ya no 2, sino 3 partes de cerebro.

Un Hombre creativo seguramente será recursivo, logrando un desarrollo mayor y más amplio de su profesión, o de lo que por suerte y “necesidad” le toque realizar para subsistir.

Realmente considero que la creatividad se puede despertar a cualquier edad, en cualquier momento de la vida, dependerá de la capacidad de un Maestro o Guía, el estimular a su educando en el desarrollo de su potencial, ese que muchas veces tenemos y no hemos logrado conocer, o que por azares del destino tenemos oculto por la inadecuada participación de un mediocre Docente.

Es importante para las Instituciones de Educación Superior retomar este tema, ya que hoy son muchas las quejas de Estudiantes sin trabajo, limitados por lo estrecho de su conocimiento, convertidos en hombres que ven su Carrera como su único elemento de desarrollo económico, olvidados totalmente de ese potencial creativo inherente al ser humano que lo ha hecho capaz de construir y pensar lo inimaginable… pirámides, templos, aviones, medicamentos, etc., etc.

Creo inevitable la enseñanza a todos los niveles a través del desarrollo y la estimulación creativa, que logre en el Estudiante una capacidad de respuesta impensada sobre soluciones “de cajón”. Nuestros Jóvenes deben ser capaces de romper paradigmas, deben tener la ansiedad de comerse el mundo y aportar las soluciones que aún no hemos podido encontrar en nuestro “presente cansado”; pero ellos, solo ellos, podrán llegar hasta lo impensable, con una formación abierta a la crítica, que fomente la discusión, la pregunta, el diálogo y la investigación, todo unido a la mayor expresión humana de creatividad en todo sentido, que le permita al hombre ser un individuo único capaz de expresar su yo interno en las diferentes expresiones de su arte, de su convivencia, no coartado y castrado ante las situaciones cotidianas.

¿Por qué hemos logrado cambiar al niño su honestidad, su arte, su risa… convirtiéndolo en un ser con miedo a la vergüenza, al que dirán; ocultando su felicidad en el miedo a no ser aceptado? ¿Dónde quedó la ocurrencia y la imprudencia que hacen a ese niño el ser humano mas completo y honesto?

Considero que como Educadores debemos revalorar la enseñanza a nuestros Jóvenes, por que hemos logrado (quizás sin quererlo) convertir a Seres Humanos menos creativos por medio de coartar la libre expresión cotidiana y honesta de nuestros menores, a fin de encajarlos en un mundo que quizás no sea en el que ellos quisieran vivir.

Leave a Reply