UN DIEZ A LOS SENADORES

Un diez  se han ganado los Senadores de la República luego de la extraordinaria reforma  constitucional en materia de derechos humanos.

¡Bien!

Por unanimidad, los legisladores sin importar sus colores e ideologías, avalaron  cambios que sin lugar a dudas,   nos permitirán vivir en un País más amable, con una protección más fuerte y más amplía.

Esta reforma con sentido humanista reconoce  los derechos de TODOS los mexicanos sin dar cabida a la discriminación ocasionada por el género, la edad, las capacidades físicas, la condición social, el origen étnico, las preferencias sexuales, el estado civil, la religión, etc.

Así mismo,  se incorporan beneficios como el asilo y el refugio.

Ahora,  el Senado de la República otorgó la facultad a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de investigar violaciones que se consideren como graves, con lo que se da rango constitucional a los derechos humanos.

Con lo anterior, desde mi punto de vista se ha llevado a cabo uno de los ajustes más  destacables de los últimos años pues garantiza la igualdad  de todas los seres humanos que habitamos y  de los que transitan en nuestro bello México.

Esta reforma es de gran trascendencia  pues también  el derecho a la vida, la familia, el matrimonio gozan de protección.

En fin, los beneficios que se desprenderán de esta histórica modificación son una buena noticia entre tantas desagradables que desafortunadamente  nos hemos acostumbrado a escuchar.

Gracias señores Senadores por que con esta reforma, nuestros derechos humanos no sólo está reconocidos  en la Constitución Mexicana, sino también en los tratados internacionales con los que nuestro país tiene enlace.

Ahora, el siguiente paso es que a la brevedad posible nuestros gobiernos promuevan en la sociedad el cumplimiento y el respeto de estas nuevas disposiciones,  y que logren crear en ésta, un sentido de compromiso para que sin necesidad de ser castigado,  la acción sea por  convicción y no obligación.

Es una lástima que el ser humano requiera en ocasiones de la sanción para ser tolerante de la diversidad, cuando lo ideal sería que nuestros derechos que adquirimos desde el momento en que nacemos, sean respetados aquí y en cualquier lugar.

Lo anterior nos deja una importante  reflexión: buscando un beneficio común, las diferencias políticas se pueden hacer a un lado, llegando a un acuerdo que ayude a todos aquellos más susceptibles… buscando un beneficio común podemos llegar a un acuerdo. Escuchar, dialogar y  pactar deben ser palabras que día a día estén en la mente de quienes nos dirigen para que así, el sueño de vivir en un país, más justo, más libre… se convierta en una realidad… por lo pronto nuestros representantes en la Cámara Alta han dado un paso brillante y aplaudible que merece nuestro agradecimiento y reconocimiento.

Por ello, como sociedad y jefes de familia tenemos el COMPROMISO de iniciar esta enorme y valiosa tarea de inculcar el respeto de los derechos naturales del hombre en nuestros hogares.

Leave a Reply