LA DOCENCIA: ¿PROFESIÓN U OFICIO?

“El camino a la pobreza, es la autopista de la ignorancia”.

Muchas veces he utilizado este medio para evidenciar los problemas que nuestro sistema educativo tiene, y que nos han hecho perder competitividad frente a muchos países que hasta hace algunos años, “mirábamos por encima del hombro”. Singapur por ejemplo, un país que inclusive importa el agua de consumo, y que hasta hace algunas décadas su economía era mucho menor que la de nuestro país, hoy se encuentra entre los 4 principales centros financieros del mundo, convirtiéndose en una de las mayores economías del planeta.

Brasil, nuestro eterno competidor, hoy nos ha demostrado que con un trabajo continuo y una buena planeación educativa (Brasil cuenta con una estrategia educativa en alianza tripartita: Gobierno, Escuela y Empresarios), los resultados son una realidad…

En una conversación con una gran amiga, la Doctora en Educación Verónica Mendoza quien tiene una extraordinaria experiencia en capacitación docente a nivel nacional, le externaba la inquietud de varios Rectores de la entidad con respecto a la constante deficiencia con que llegan los jóvenes a las universidades, resaltando la falta de habilidades sociales (en especial la comunicación), la pésima ortografía, la poca comprensión de lectura, y el constante temor hacia las profesiones que incluyen materias de matemáticas… ¿Quién no necesita matemáticas en esta vida?

Puntualizaba con la Doctora que México tiene un tabú muy marcado con la enseñanza de las matemáticas, y que esto era el reflejo de que no más del 10% de los universitarios mexicanos estudiarán ingenierías, contra un 70% de los universitarios chinos.

Es bien sabido por quienes nos dedicamos a estos temas, que nuestro país ha hecho un esfuerzo enorme en reformar los planes de estudio de la educación básica, además de incrementar los recursos anuales en materia educativa…, entonces, ¿Por qué nos va tan mal en los exámenes mundiales? ¿Qué hemos, o no hecho para aparecer en los últimos lugares en los exámenes que aplica la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)?

Personalmente yo siempre he creído que el principal problema de México con su educación radica en un costoso y anquilosado sindicato de maestros (respetando, por supuesto, a los pocos Maestros comprometidos que dan su vida por su profesión), que antes de buscar una mejor educación, está desesperado por mejorar las condiciones laborales de sus sindicalizados, al costo que sea… aunque de por medio se encuentre el país entero…

La Doctora Mendoza escucho con calma mis quejas y lamentos, y al final me comentó algo que definitivamente comparto plenamente: “En México la docencia no se ve como una profesión, sino como un oficio…” Qué interesante reflexión, pues nuestro sistema educativo se ha convertido en una lista mediana de repetición de conceptos que se explican y evalúan siempre de la misma manera. Quizás hace 30 años pudiera haber funcionado este esquema, ya que el conocimiento era limitado y cabía en un pequeño libro de texto, pero en nuestra actual “era del conocimiento”, definitivamente éste es imposible resumirlo y ponerle límites, por lo que el trabajo complejo será profesionalizar la enseñanza para que el docente adquiera su necesaria posición de tutor, mentor, y guía en la construcción conjunta del conocimiento.

Hoy el gran reto de nuestro sistema educativo se centra en poder capacitar al más de un millón de maestros con que cuenta nuestro sindicato, además de los docentes de los diferentes sistemas, en la nueva manera de entender la educación, para así conducir al estudiante hacia la construcción del conocimiento…

¿Podremos? Yo creo que sí, nuestros competidores asiáticos ya nos llevan 30 años de ventaja, pero nunca es tarde para comenzar.

Leave a Reply