ELECCIONES EN PERÚ: Resultado del Olvido a su Pueblo

Para todos es bien sabido que Perú ha sido uno de los países de Latinoamérica con un mayor y sostenido crecimiento en los ejan serias dudas sobre el futuro  estos dos candidatos, que desde mi opunto de vista dejan serias dudas dencia que ahora ostentúltimos años, 6,2 por ciento en promedio, pero que a pesar de esto, sigue presentando las mayores desigualdades entre ricos y pobres. Este crecimiento que ha sido objeto de muchos análisis y felicitaciones, no ha logrado impactar en la disminución de la pobreza en Perú.

Hace unos días se llevaron a cabo en este país las elecciones presidenciales que dejaron un sinnúmero de dudas entre los analistas mundiales. Debido a los porcentajes obtenidos por los candidatos, Perú lleva a cabo una segunda vuelta de las elecciones, donde los dos mejores posicionados en la primera vuelta, compiten por ocupar la presidencia que ahora ostenta el mandatario Alan García.

Ollanta Humala, como ocurrió 5 años atrás, de nuevo está en la segunda vuelta, y medirá fuerzas contra la hija del expresidente peruano Alberto Fujimori, Keiko Fujimori. Humala sigue siendo el líder de una izquierda cuyo modelo está más cerca del estatismo y la nacionalización, que del libre mercado y la iniciativa privada, que han sido los pilares que hoy tienen a Perú con un crecimiento sorprendente.

Keiko, una mujer carismática de 35 años de edad, es la antítesis de Humala; su discurso, muy similar a las experiencias de su padre, está permeado por las dudas que giran en torno a su capacidad de gobernar libre del “fujimorismo” que la precede y que genera una profunda división entre el pueblo peruano.

El 5 de junio próximo, el electorado peruano tendrá la posibilidad de elegir a uno de estos dos candidatos, bajo la mirada cercana de una comunidad internacional que ve en Humala un peligroso nacionalista del corte de Hugo Chávez presidente de Venezuela, y en Keiko, a una mujer sin experiencia que seguramente gobernaría de la mano de su padre preso… que conflicto. No solo Perú hace un borrón y cuenta nueva de su rumbo gubernamental con este resultado, sino que Latinoamérica entera ve una vez más una posible presidencia ligada a la “peligrosa” izquierda radical del Socialismo del Siglo XXI de Hugo Chávez.

Dejando de lado las dudas sobre la candidata Keiko, la posibilidad de que Humala ocupe la presidencia en Perú nos debe llenar de preocupación. Su pasado, sus declaraciones y la gente que le rodea, dibujan a un político amigo de las nacionalizaciones de empresas, crítico de los medios de comunicación libres y populista, sin dejar de sumar el pasado oscuro que como militar tuvo.

Al final, el electorado peruano tendrá la última palabra en unos meses; lo que definitivamente considero, es que el olvido constante de los gobiernos hacia su pueblo, hacen que éste se pronuncie, grite y quiera olvidarse de un esquema político que los ha exprimido y abusado, y que nunca ha visto por sus verdaderos intereses. Perú crece mucho, pero crecen sus  empresas, sus empresarios… el esquema económico peruano poco ha logrado para que este crecimiento mejore la calidad de vida de un pueblo peruano pobre, que ha sufrido bastante en la historia. Ojalá que estas experiencias cercanas nos ayuden para que en nuestro México nunca lleguemos a encrucijadas como ésta. Recordemos que para la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en nuestro México ya acumulamos a 70 millones de personas con algún grado de pobreza, y sin embargo, tenemos al hombre m dee, guardando para la OCDE (Orlora realidadas evidentes diferencias, de todos modos, ufriudo bastante en la historia.ra ostentás rico del mundo… que paradoja; así que, guardando las obvias diferencias, de todos modos nuestra realidad no está muy distante de la peruana.

Leave a Reply