UNA TRAGEDIA MÁS

Desafortunadamente,  hace unos días nuestro País vivió nuevamente un lamentable hecho que pone de luto al estado de Coahuila. Se trata de la explosión ocurrida en la población de San Juan de Sabinas, Coahuila en donde 14 mineros quedaron atrapados en la mina carbonera. Ya han sido rescatados algunos cuerpos sin vida.

Esta mina inició actividades desde hace apenas 19 días y ninguno de los accidentados contaba con Seguro Social, es decir, la mina operaba ilegalmente.

Hace más de 5 años, en este mismo municipio se vivió una tragedia que impactó a la sociedad mexicana en donde la acumulación de gas, causó una explosión en la mina Pasta de Conchos, falleciendo 65 mineros, de los cuales sólo dos cuerpos han sido rescatados. Mucha discusión existe en torno a este tema, pues critican a la empresa por haber suspendido las actividades de rescate  (aunque fuese para  darles a los cuerpos cristiana sepultura) con la finalidad de evitar una investigación de las causas reales del percance.

Un dato impactante es que en esta región, han sufrido más de 1700 decesos de mineros desde el año de 1889.

En el mundo varios países han vivido también este tipo de tragedias; algunos países en algunos hechos por fortuna han podido rescatar a los atrapados a metros de profundidad.

Para muchos es inevitable hacer la comparación, por ejemplo con China y Chile.

El primer país sufrió en las minas de Shanxi una explosión que dejó atrapados a 150 trabajadores de los cuales, la gran mayoría fueron rescatados (115). La mina también era de carbono.

En Chile, se vivió casi una telenovela, en donde se transmitió al mundo entero el rescate de 33 mineros que quedaron sepultados a más de 622 metros en la mina San José durante casi 70 días; cabe señalar que es una mina de oro y cobre y por lo tanto los gases que acompañan a los trabajadores no son los mismos.

La comparación que hacen muchos, radica principalmente en las estrategias y empeño que su puso en el rescate.

En esta ocasión, el Gobierno Mexicano ha solicitado apoyo a técnicos chilenos para que asesoren y asistan si es posible en las labores.

Chile fue un ejemplo de tenacidad y hermandad. Una muestra de solidaridad y compromiso con un gremio que es tan castigado. Fue un ejemplo de que las autoridades, buscaron un objetivo final que fue el rescate  con vida de sus compatriotas, dejando a un lado intereses individuales.

Como mexicanos,  nos encantaría escuchar que nuestras autoridades exigirán mano dura y ejercerán acción penal contra los dueños de la mina de manera inmediata y que además, pondrán a trabajar estrategias contundentes de rescate de esos seres humanos, quienes sus familiares esperan tener nuevamente con ellos… de una u otra forma.

Leave a Reply