LA VERGÜENZA ECONÓMICA DE LATINOAMÉRICA

En la actualidad no nos debe enorgullecer el trabajo que nuestros países latinoamericanos han realizado en materia económica con respecto a las diferentes economías en el mundo. Pero si bien las cosas no son para asustarse, ni tampoco para enorgullecerse, la mayoría de los países latinoamericanos han aceptado su realidad generando estrategias que los ayuden a minimizar su pobreza, desarrollando paulatinamente sus economías.

Dentro del panorama de esta región del mundo, vale la pena realizar un análisis profundo a lo que está pasando con la hermana República de Venezuela. Definitivamente este análisis se vuelve un poco más sencillo de realizar, ahora que el Presidente venezolano se encuentra en su recuperación luego de sus dolencias, pues sus críticos han aprovechado estos días para puntualizar los múltiples errores de este Presidente, que recibió un país medianamente pobre, para convertirlo en la “vergüenza económica de Latinoamérica”, tomando en cuenta los ingresos que Venezuela tiene con respecto del petróleo.

Cuando el Presidente Chávez tomo las riendas en 1999, el barril de petróleo costaba 9 dólares, ahora cuesta 100. Venezuela ha recibido por concepto del petróleo cerca de 700.000 millones de dólares desde que Chávez asumió la presidencia (datos de la Universidad Central de Venezuela), y lo paradójico del asunto, es que Venezuela hoy es el país de Latinoamérica con el menor crecimiento económico y con uno de los índices más altos de inflación de la región. Las noticias de Venezuela hoy presentan cortes diarios del suministro eléctrico, escasez de alimentos, y un porcentaje de delitos sin precedentes; y lo que resulta aún más asombroso, es que tratándose de uno de los mayores productores de petróleo del mundo, Venezuela ha comenzado a importar electricidad de Colombia…

Lo más delicado del asunto es que la fuga de capitales de este país agravan la situación económica, pues ya ninguna empresa quiere “arriesgar” sus inversiones, y deciden por las muchas otras opciones que tienen en la región. Hoy sabemos por datos de la ONU que Venezuela está cerca de duplicar su deuda externa, pues en el 2001 era de 35.000 millones de dólares para pasar a casi 60.000 millones en la actualidad.

El tema educativo, clave para el desarrollo de un país, se encuentra totalmente abandonado, y por supuesto los resultados de las pruebas internacionales ubican a Venezuela con muy bajos estándares. También sabemos que el número de patentes de nuevas invenciones registradas en Venezuela (un índice clave para medir la innovación productiva) ha caído de casi 800 patentes anuales en 1988 a menos de 100 patentes en la actualidad, lo que nos presenta un panorama desolador en el rubro educativo.

En definitiva, Venezuela hoy sigue subsistiendo gracias a la gran cantidad de dólares que recibe por conceptos petroleros, pero definitivamente no ha sabido administrar esta bonanza que terminar en la actualidad susedu.mxados cuando de ahorra y planear se trata.

sabido administrar esta bonanza que  desarrollando sus ecoá cuando los precios del crudo bajen, situación que hundirá en la miseria al país sudamericano.

Que excelente experiencia para México, pues nuestra historia de derroche, mucho más mesurada que la venezolana, también no nos deja bien parados cuando de ahorro y planear, se trata; y dice el dicho: Los inteligentes aprenden de sus errores, los brillantes, de los errores de los demás…

Leave a Reply