ORIGINAL Vs. COPIA

En una ocasión también hablé de este tema,  y ahora lo retomo pues me parece alarmante el crecimiento desmedido que ha tenido la piratería en México particularmente.

Ante este problema tenemos que hacer algo urgente, pues se ha incrementado un 500% en los últimos cinco años y hasta se divide por tipo: lo chafa chafa, la imitación y la réplica o clon…

Lo “pirata” como comúnmente conocemos, va mucho más allá de películas, CD´s, programas para computadoras, bolsas, perfumes, ropa… hoy en día vemos artículos no originales  como bebidas alcohólicas, medicamentos, juguetes, maquillaje, plumas, etc. Imagínese que hasta personajes pirata existen y que se presentan en shows presumiendo ser “x” artista.

Y hasta nuestro amado y famoso chile se ha visto afectado… hace algunos días productores denunciaron un producto similar al mexicano y que se vendía como chile poblano y era importado de China.

Para hacer un comentario sobre este crecimiento, no se  requiere de un análisis a fondo ni de alguna investigación especial… simple y sencillamente es por que existe demanda y la gente continúa comprando artículos pirata… Sí, es cierto que la situación económica es un factor importante para que las personas se decidan por un “clon” de $50.00 que por una película origina de $300.00

Anteriormente, las personas no tan cómodas económicamente eras las primeras en adquirir artículos no originales… hoy en día vemos que sin importar el poder adquisitivo que se tenga, muchas, muchísimas personas acceden a comprar artículos pirata.

En la actualidad vemos distintas campañas publicitarias que nos invitan a adquirir únicamente artículos originales, y poner así el ejemplo a nuestras familias y evitar que el crecimiento de la piratería siga y de esta forma los artistas, las disqueras, investigadores, los autores, músicos, las casas productoras, médicos, los directores de cine, los cantantes, en fin todas aquellas personas que se ven afectadas por este fenómeno, puedan recibir el reconocimiento económico y social producto de su talento y esfuerzo… ni hablar de las fuentes de trabajo que se ven “dolidas” ante este aparentemente interminable problema.

Además del trabajo que las autoridades y asociaciones realizan para erradicar a este enemigo que parece no tener fin, está el trabajo que uno como padre de familia y ciudadano realiza día con día  y nuestra acción es tan sencilla como no comprar ni fomentar la compra de piratería en ninguna de sus variantes. Además las consecuencias pueden ir desde un estéreo descompuesto, hasta una intoxicación por consumir un medicamento pirata…¿Grave no?

Lo peor del caso, es que a veces sabemos quién o quiénes y en donde se vende piratería y no somos capaces de denunciarlos por miedo a represalias,  generando así una cadena de pasividad que lo único que logra en agudizar el problema.

Lamentablemente México es un país que ha destacado por ser potencia en piratería: imagínese el negociazo: según el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo la piratería genera 75 mil millones de dólares por año, tres veces más que los ingresos que provienen del preciado oro negro, cuatro veces más que el dinero que se recibe por las remesas y siete más que lo generado por el Turismo.

En conclusión creo que es urgente que primero que nada iniciemos con nuestra labor en casa, no comprando ni permitiendo la compra de artículos no originales, y hacer ver el daño que hacemos cuando los adquirimos.

Luego, está la denuncia, la PGR tiene un programa de denuncia anónima y creo que es lo mínimo que como sociedad debemos hacer.

Posteriormente es apoyar  en la medida de lo posible a las acciones emprendidas por nuestras autoridades, ya que el combatir la piratería nos compete a todos.

No olvidemos que con el ejemplo se pueden cambiar muchas cosas; por más simple que parezca nuestra ayuda puede ser vital para empezar a cambiar esto que tanto daño hace a la sociedad.

Leave a Reply