SOBRE UNA CULTURA MUNDIAL DE CREACIÓN DE EMPRESAS

Hace poco mas de treinta años, la Economía de Taiwán era la mitad de la de México, y en la actualidad, esta economía duplica a la de nuestro país, con una población muchísimo menor que la nuestra. Estas fueron las ideas planteadas por el Representante Económico de este país asiático, en una reunión con académicos de diferentes Instituciones de Educación Superior.

Luego comentaba que la política de sus Empresarios difería notoriamente con la de los Empresarios Mexicanos, ya que los dueños de las Empresas en su país, en los primeros 10 años de creación de la Empresa, percibían el menor salario de la Empresa, logrando que las utilidades capitalizaran su negocio adquiriendo mayor fuerza a los 10 años de vida… y comparaba, en tono de preocupación, que nuestros Empresarios Mexicanos desarrollaban su negocio y al año de vida ya pretendían comprar “casa nueva, carro nuevo… y hasta mujer nueva…”

Ahondando en la plática, algunos de los presentes le cuestionamos sobre las políticas de su Gobierno en cuanto a la generación de Empresas, y el nos comentaba que decididamente habían preferido apoyar con gran fuerza a las micro, pequeñas y medinas empresas, pero buscando los mas altos estándares de calidad; logrando en la actualidad, que en pequeños talleres con no mas de 50 Empleados pudieran producir, como ejemplo, los botones de seguros para empresas tan importantes como BMW, logrando ventas anuales por varios millones de dólares.

En algún momento tuve la oportunidad de leer un artículo del Director de Negocios de Harvard, quien hablaba con preocupación sobre el costo tan alto que paga el Empresario Mexicano al fracaso, ya que con muchas dudas alguien decidía lanzarse al reto de crear un pequeño negocio con el capital que se tuviera, y de irle mal, sería un problema, inclusive familiar. Esto a diferencia del Empresario Estadounidense quien en el momento de fracasar en un intento de negocio, entendía que el camino no era ese, y que era indispensable buscar una nueva alternativa de negocio.

Estos dos momentos de mi vida y otros, me llevaron a entender, que si no todos los casos son iguales, si hay una imperiosa necesidad de generar Empresas en México, y antes que generarlas, deberíamos inculcar una cultura general de Emprendedores que nazca desde la primaria, a fin de que nuestros Niños pierdan el miedo a lanzarse en el proyecto de ser su propio Jefe, y lo vean tan normal como ir a varias Empresas a pedir una oportunidad de Empleo y que cada puerta cerrada, sea comparada a un intento de Empresa que no funcionó, acumulando esa experiencia para emprender el siguiente reto.

En la actualidad son muchos los proyectos e incentivos gubernamentales para los Emprendedores, cada vez vemos a un número mayor de entidades de apoyo y crédito para el desarrollo de nuevos negocios; pero el trabajo de generalización de esta cultura aún está en “pañales”, por lo que será una tarea conjunta del propio Gobierno con las Instituciones Educativas encontrar el camino que lleve a nuestros futuros Jóvenes a ser mas atrevidos en la creación de Negocios, con la garantía del respaldo de su formación y de las Entidades de Apoyo a este tipo de proyectos.

Leave a Reply