DECISIONES CADA DÍA…

Desde que abrimos los ojos en la mañana estamos tomando decisiones. Decido levantarme y sentirme productivo, o simplemente me giro y decido, quizás, hacerme el enfermo y evitar mis responsabilidades diarias.

La vida es una decisión constante. Decido la felicidad o la tristeza, decido la inculcación de valores a mis Hijos, o simplemente decido que la vida los lleve y los crezca sin involucrarme en su futuro…

Al analizar algunos de los hermanos países Latinoamericanos vemos ejemplos que simplemente nos dejan perplejos y más que eso, profundamente preocupados. Descomposición social agravada, pérdida total de valores, corrupción, dolor, pobreza extrema, ingobernabilidad, entre muchos otros problemas.

Colombia, el gran país cafetero, rico por sus hermosas esmeraldas, sus inagotables fuentes hídricas, llena de escritores y artistas famosos. Este país no muy lejano a México, se ha estado debatiendo y partiendo en los últimos 70 años en una guerra sin sentido, donde los actores se matan entre ellos, a ellos, a los civiles, a los no civiles, creando caos y confusión, intentando hacer creer que le están haciendo un bien al país…

Hace algunos años me tocó, por cuestiones del destino, conocer los resultados catastróficos de los Niños Campesinos Colombianos mutilados por la acción de las minas “quiebra patas” sembradas por los actores del conflicto.

Es doloroso ver como el futuro de un Niño es frustrado por un simple paseo en el bosque… duele. Duele ver que sus sueños de ser un futbolista o bombero quedan frustrados por los errores de una guerra que ni los más especialistas en conflictos internacionales entienden. Duele ver las estadísticas diarias, duele ver que cada día uno mas se suma a la lista de mutilados… de minusválidos.

Sin embargo muchos de estos Niños sonríen… a diario. Viven con la muerte, y sonríen… utilizan prótesis de las más corrientes e ineficientes… y sonríen. Intentan jugar al fútbol, gritan… pero sonríen. Han decidido sonreír. Han decidido burlarse de la muerte. Creyeron y entendieron su presente, y están decididos a trascender en un futuro… y de nuevo, sonríen.

A diario me pregunto: ¿Por qué no sonreímos a carcajadas teniendo todo para hacerlo?

Como seres humanos imperfectos somos incapaces de entender lo mucho que tenemos, pidiendo a gritos lo poco que nos falta…

Por gracia divina, nos ha tocado vivir en la “Suiza de México”. Aguascalientes, una Ciudad privilegiada, con estándares de crecimiento envidiables, con niveles de empleo aceptables, como una Sociedad que quiere su tierra… con los atardeceres más hermosos del mundo.

Será que no seremos de sonreírle a diario a la vida…

Problemas… claro que existen, son parte de la vida… son la vida. Pero la existencia es mucho más que los problemas. Considero que en los momentos en que no podamos contener nuestra ira o frustración, debemos voltear un momento, y reflexionar sobre los muchos ejemplos no muy lejanos a nuestra Ciudad, entendiendo que en la vida somos nosotros los que decidimos la felicidad o la tristeza, y que nuestro futuro simple o complejo dependerá de nuestras decisiones cada día.

Leave a Reply