EL CICA. Varios años de labor…

Hasta hace muy pocos años hablar del consumo de drogas ilícitas en Aguascalientes era un tema “tabú”, argumentando los padres de familia, que las drogas eran vicios de ciudades grandes y que nuestra Entidad se encontraba muy lejos de tener problemas de este tipo.

Para el 2006, se me asigna el honroso cargo de Presidente del Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones (CICA), un organismo autónomo al que pertenecen las principales universidades del Estado, además de organismos de apoyo como la Secretaría de Salud del Estado, el Instituto de Educación de Aguascalientes y los Centros de Integración Juvenil, entre muchos otros.
Inmediatamente tomamos el cargo, se decide la aplicación de una encuesta sobre el consumo de drogas, alcoholismo, tabaquismo y sobre los hábitos alimenticios, entre los universitarios de nuestro Estado (Universidades Públicas y Privadas). La encuesta fue desarrollada y aplicada por el centro de investigación de ciencias sociales de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; los datos encontrados nos dejaron seriamente preocupados.
Entre los principales resultados que se obtuvieron con respecto al consumo de drogas, nos dimos cuenta de que 7 de cada 10 universitarios del Estado habían probado alguna droga ilícita en su vida, sin que esto implicara que fueran adictos, pero la habían probado, aunque fuera por una sola vez. Muy interesante también resulto que 9 de cada 10 jóvenes habían consumido drogas porque sus amigos les dijeron que lo hicieran, y no porque algún día se levantaran con las ganas de hacerlo.

A estas estadísticas encontradas por el CICA, se sumó el resultado entregado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), de un estudio sobre adicciones, que nos ubicó como uno de los Estados de la República donde más drogas se consumían en jóvenes de secundaria… verdaderamente preocupante. Posterior a la entrega de estos datos emitidos por la SEP, tomamos el peor camino como Estado: Nos enojamos como sociedad y pedimos por escrito a la SEP, una explicación sobre el método utilizado que nos hizo aparecer en tan deshonroso lugar.

Yo me pregunto: ¿Será importante el lugar que ocupe el Estado en el consumo de drogas en cualquier nivel educativo? Desde mi punto de vista, el lugar no importa, no nos dice mucho… Nos interesa reconocer que hoy tenemos un problema que era exclusivo de los adultos, se fue a las universidades, bajó a las preparatorias, pasó a las secundarias y ya hay indicios, inclusive, de serios casos de consumo de drogas en niños de escuelas primarias.

Desde hace algún tiempo he venido impartiendo conferencias a los padres de familia de colegios públicos y privados sobre las adicciones y afectaciones sociales de los hijos; y lo que nos hemos encontrado es que en la mayoría de los casos, los padres tienen un total desconocimiento del tema de las drogas y las adicciones como tal. Normalmente los padres de familia nunca han visto físicamente ninguna droga. No saben cómo detectar si sus hijos son consumidores habituales o causales. No saben sobre tratamientos, ni mucho menos sobre el daño que hacen al organismo de una persona que las consume.
¿Cómo prevenir a alguien de algo que uno no conoce cómo es?
El peor escenario que un padre de familia hoy puede presentar ante una situación de adicciones, es el desconocimiento del tema, pues será totalmente imposible ayudar a prevenir o aportar en la solución, ante una situación tan compleja y cada día más común en nuestra sociedad.
La reflexión que hoy nos queda, es que quienes somos padres de familia tenemos la obligación de capacitarnos; prepararnos para la detección y el manejo de una situación como ésta, ya que ante el panorama encontrado en las encuestas aplicadas por el CICA, yo me pregunto: ¿Será que el 70% de los padres de familia de los universitarios de Aguascalientes saben que sus hijos han consumido drogas?
M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply