UNA ESPERANZA CONTRA LAS DROGAS…

Cada día nos sentimos abrumados por la cantidad de noticias en torno a la guerra generada por el narcotráfico. Muertes, fosas comunes, balaceras, amenazas, levantones, enfrentamientos, etc., etc.

Ante el panorama tan desalentador que nos genera esta guerra que hoy vive nuestro México, y que nos ha obligado a invertir gran cantidad de recursos en estrategias, armas, soldados y policías… dinero que bien pudiera invertirse en el desarrollo del país, nos llega una noticia muy esperanzadora, y es que varios investigadores del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente (INP), apoyados con recursos del país y de Estados Unidos, desarrollan desde hace largo tiempo una vacuna contra la adicción a la heroína. La directora de este instituto María Elena Medina-Mora Icaza, comentó que esta investigación concluyó sus estudios en modelos animales y en alrededor de un año podrían practicarse los primeros ensayos clínicos en humanos.
Recordemos que la heroína es la droga más adictiva que hoy se consigue en el mercado, volviendo adictos a 9 de cada 10 que la prueban.
Esta vacuna que ya fue patentada en Estados Unidos y funciona haciendo al cuerpo más resistente a los efectos de la heroína, eliminando el placer que este alucinógeno genera.
Durante muchos años, científicos de todo el mundo han buscado vacunas que eviten las adicciones a las drogas, pero ninguna ha sido desarrollada por completo ni lanzada al mercado.
Un grupo de investigadores del Instituto Nacional para el Abuso de Drogas de Estados Unidos ha reportado avances importantes en una vacuna para la cocaína, la segunda droga más adictiva que se conoce. De cada 10 que la prueban, 6 se vuelven adictos a ella.

Según los especialistas en el narcotráfico, los gobiernos del mundo tienen dos “alternativas legales” ante este flagelo. Una es combatir a los grupos de control de las drogas (estrategia adoptada por el Gobierno mexicano), y el otro es la legalización de las drogas. Algunos países como Holanda, tienen avances en este tema y resultados que sería interesante analizar.

Desde mi punto de vista, ninguno de los dos caminos logra objetivos completos que beneficien a la sociedad, por lo que esta tercera alternativa que hoy es trabajada por investigadores de diferentes centros en el mundo, la de crear vacunas que nos alejen de las drogas, es quizásuna nueva alternativa que hoy se abre ante un tema que nos afecta tan gravemente a México y al mundo entero.

Según los datos de las autoridades de salud mexicanas, hoy tenemos unos 450,000 adictos a drogas duras, particularmente en los corredores de trasiego de droga en la frontera con Estados Unidos.
Bandas del narcotráfico cultivan amapola en las montañas de la Sierra Madre, para luego producir heroína.
Cada año, el comercio de heroína deja miles de millones de dólares a cárteles como el de Sinaloa o el de Los Zetas. Desde el 2006, la violencia del narcotráfico ha cobrado la vida de más de 47,000 personas en México.

Como vemos, el tema nos obliga al mundo entero a pensar en estrategias que nos ayuden a solucionar este flagelo que desangra a México y a los países productores y distribuidores, y que sigue envenenando a quienes tienen la capacidad de adquirir lo que hoy les vendemos.
Por supuesto que es la familia el centro forjador de la prevención de cualquier tipo de adicción, y habrá que fortalecerla, pero ante un panorama tan complejo y creciente, la guerra contra el narcotráfico no puede seguir siendo la única estrategia.
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply