¿Y QUIÉN SERÁ EL RESPONSABLE DEL BULLYING?

El bullying, una palabra que se encuentra muy “de moda” en el ámbito académico, ocurre cuando los niños o adolescentes son atormentados continuamente por otros con más poder (ya sea en lo físico o en lo social).

Este nombre fue acuñado en 1993 por el psicólogo escandinavo Dan Olweus, de la Universidad de Bergen (Noruega), a partir de estudios realizados en los años 70´s sobre el suicidio de algunos adolescentes. Encontró que estos jóvenes habían sido víctimas de agresión física y emocional de parte de sus compañeros de escuela.

Dan Olweus es el psicólogo que lleva más años estudiando el fenómeno Bullying. Eligió esta palabra por su parecido con “Mobbing”, término que se utiliza en Etiología para describir el fenómeno en que un grupo de pájaros ataca a un individuo de otra especie.

Si bien este fenómeno ha existido desde siempre (la típica “carrilla”), anteriormente era considerado como una conducta normal y no un problema social.
Está sumamente claro, el bullying nace y ahora se incrementa dentro de una sociedad descompuesta, de hogares destruidos, de niños abandonados por la vigilancia de sus padres, por negligencia o porque ellos son “ejecutivos” que están más por el progreso de sus negocios que por el cuidado de sus hijos… “por eso pago un colegio caro… que ellos lo prevengan de ese tema”
. Lo peor es que los padres actuales llegan a los colegios a cuestionar el que sus hijos sean víctimas de este flagelo, cuando la realidad es que la familia es el centro de prevención o generación del bullying. ¡Qué complejo¡
Pero también juegan un papel primordial y que debe ser analizado minuciosamente los videojuegos de asesinos con sus armas estrambóticas o los “maravillosos” programas de televisión que son escuelas de barbarie y de asesinos, y donde no se ve ningún control por las autoridades respectivas.

El tema es difícil y de condiciones alarmantes, pues con el uso de teléfonos con cámaras y de videograbación, este tipo de actos son difundidos con velocidad, aumentando el impacto para la víctima y el premio al agresor, por parte de la “micro-sociedad de enanos” que aplauden las burlas a los otros con un: me gusta.

Si los actuales padres de familia creen que el tema del bullying es de exclusiva responsabilidad de las escuelas y autoridades, están muy equivocados, pues este flagelo se gesta en la familia. ¿Cómo pedirle al niño que respete si en su hogar no recibe respeto? Es real, hoy vivimos en una sociedad muy descompuesta que necesita una nueva orientación. Vivimos armados, en “pie de lucha”, en un esquema complejo de “sálvese quien pueda”, al amparo de la ley del más fuerte.
La semana anterior escribía en este espacio sobre los cambios del sistema educativo en Finlandia que lo han hecho el mejor del mundo, y la conclusión giraba en que este sistema educativo hoy se centra en la persona y no en el conocimiento, y que la familia era el sustento clave para el éxito del educando.
Esa es la realidad, necesitamos entender que es más docente el padre de familia que la maestra. Necesitamos entender que lo más complejo es enseñar los valores (que sólo se aprenden con el ejemplo) y no tanto las matemáticas y la biología…

Si logramos entender estas premisas, quizás logremos levantar en el largo plazo la bandera blanca de una sociedad incluyente, que respeta, que suma, que construye. Una sociedad libre de bullying.
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply