LO MEJOR DE NOSOTROS MISMOS…

Recién han pasado las elecciones, en las cuales millones de mexicanos ejercimos nuestro derecho al voto. Luego de meses de campaña, controversias, y deseos de cambio, concluye este proceso de decisión del cual muchos, se sienten satisfechos con el resultado, otros se muestran inconformes (en mayor o menor medida) y también están aquellos a quienes les es indiferente.
Otros tantos millones no acudieron a las urnas por distintos motivos.
Lo que es una realidad, es que el próximo diciembre, tomará posesión un nuevo Gobernante.
Independientemente de los colores de nuestra preferencia, nuestro México necesita de todos sus habitantes… necesita de la entrega, el trabajo y de la unidad que sólo dependerá de nosotros mismos.
Conformes o no, el día a día continúa… las familias mexicanas exigirán con todo derecho que se cumpla con las promesas, pero también, es justo exigirnos lo mejor de nosotros mismos…
La civilidad y la unidad nos consolidará como un País fuerte, nuestro México es mucho más que un partido o un candidato, nuestro México es el albañil que construye casas, es el abogado que labora en los tribunales, es el de limpieza que ordena oficinas, es el médico que atiende con profesionalismo y ética, es el profesionista que se levanta temprano con buen ánimo para lograr los proyectos de su empresas, es el ama de casa que atiende con amor y cuidado a su familia, México es el niño con grandes ilusiones…México somos todos y cada uno de nosotros, ricos o pobres.
Cada uno de los candidatos, a lo largo de sus campañas presentó distintas propuestas muy interesantes y que de llevarse a cabo, serían de gran utilidad y trascendencia para el desarrollo de la Nación, ¿Por qué no reunir las mejores de cada uno de ellos?
De forma estructurada podemos pedir como sociedad, unidos y de manera pacífica, un trabajo que impacte de forma inmediata en el beneficio primero de lo que más sufren y menos tienen, y que así de a poco nuestra Nación se fortalezca y pueda salir de este enorme bache en el que nos encontramos; pero no hablo únicamente del problema económico ni de la falta de empleo (problemas graves claro está), me refiero a mejorar a lo que todos los mexicanos tenemos derecho: el sistema de salud, el educativo, a gozar de una vida digna, segura, al poder salir a la calle sin miedo, a ver oportunidades para un crecimiento personal, a tener esperanza en un futuro mejor.
Somos un País que sufre de violencia, de pobreza, de una educación no sobresaliente, de inseguridad, de desilusiones… ¿Qué nos resta? Trabajar con buen ánimo por nuestras familias, por nuestros hijos, por nuestros sueños… Dedicarnos y ocuparnos en un mañana más productivo, más exitoso. Inculcar respeto, lucha, solidaridad, tolerancia y civilidad a nuestros hijos. Educar con el ejemplo. Esforzarnos en nuestras labores… Confiar en que el mañana será más prometedor.
La mediocridad y el recriminar a alguien o a algo no nos dará de comer, no nos dará el bienestar que necesitamos, no nos hará trascender ni nos convertirá en mejores personas. Sólo nuestro esfuerzo y dedicación nos permitirá alcanzar nuestras metas.
Es muy respetable el sentir de cada uno de los habitantes de este País con el resultado de las elecciones, pero también es un hecho que la falta de unión como Nación, podrá acarrear problemas más complejos.
Hoy más que nunca debemos demostrar un amor verdadero por nuestra tierra, por nuestros compatriotas; hoy más que nunca debemos enfocar todo nuestro esfuerzo por conseguir nuestros objetivos. Hoy más que nunca con actitud positiva debemos trabajar arduamente por construir el México en que todos soñamos vivir.

M. D.A. Juan Camilo Mesa Jaramillo
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply