LA INVESTIGACIÓN Y SU COMPROMISO CON LA GENERACIÓN DE RIQUEZA

Hace unos días la Universidad Cuauhtémoc y la empresa Neoteck realizaron en Aguascalientes el Primer Foro de Tecnologías de la Información y Aplicaciones para la Salud. Este foro se llevó a cabo luego de un proyecto de investigación realizado por la institución y la empresa con apoyos de Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) en el cual, utilizando la tecnología móvil, se desarrolló un modelo de atención de enfermedades crónico-degenerativas, basado en la medición remota de las variables del paciente, como son frecuencia cardiaca, presión arterial y glucosa en sangre.

Cabe señalar que este ejercicio demostró que la vinculación escuela – empresa es real, y que depende de la voluntad de la partes y de la confianza que las empresas le tengan a las instituciones de educación superior.

A inicios del mes pasado la prestigiosa revista Nature Scientific Reports publicó un mapa mundial de las ciudades más importantes en investigación científica, en la cual lastimosamente los países latinoamericanos brillaron por su ausencia.

Para nadie es un mito que en Latinoamérica nos hemos rezagado en la producción científica. Según QS World University Rankings, el más importante en la medición de calidad de las universidades en el mundo nos presenta que en filosofía, hay tres universidades latinoamericanas entre las mejores 50 del mundo (la UNAM de México, en el puesto 32, la Universidad de Sao Paolo de Brasil, en el 41, y la Universidad de Campiñas de Brasil, en el 44), pero no hay una sola universidad latinoamericana entre las mejores 50 del mundo en física, química, ingeniería, astronomía, o ciencias de la computación; muy preocupante, ya que estas últimas áreas son las que generan mayores recursos posteriores a la investigación. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ha sugerido varias veces a México que lo poco que invertimos en investigación (actualmente un 0.47% del producto interno bruto) se destine a las áreas que generen recursos y desarrollo… hoy no es así.

Boston, Berkeley y Los Ángeles siguen siendo los centros de producción científica más importantes del mundo en la física, pero les siguen Tokio y Orsay. En la lista de las 20 ciudades principales del mundo incluye a Chicago, Princeton, Roma, Londres y Oxford.

Del global de profesionistas del país, el 88% cuenta con licenciatura, 11% con una especialidad o maestría, y únicamente un 1% con doctorado. El gran reto para México es la creación y formación de cuerpos académicos especializados que generan investigación en tareas que impacten directamente en el desarrollo económico del país.

Casos interesantes como el de la India, que invierte poco más que México en investigación (0.8% del PIB), pero donde se ha decidido, desde hace algunos años, que los mayores recursos se inviertan en investigación aplicada a la industria médica, han representado enormes beneficios para el desarrollo laboral y económico del país.

En Aguascalientes tenemos excelentes universidades y desde hace algún tiempo hemos venido trabajando, autoridades y universidad, en convertir a nuestro estado en un polo educativo nacional e internacional. Sin embargo, nuestra investigación dista mucho de la que deberíamos tener, pues en la actualidad la investigación que realizamos no impacta los estándares de Conacyt, por lo que el gran reto es el de crear cuerpos académicos enfocados a la investigación que genere desarrollo; y aunque se han dado algunos ensayos, ese sigue siendo un tema pendiente para los que nos dedicamos a la educación superior.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply