Venta de Enlace: Una Vergüenza para México.

Todos hemos conocido los preocupantes resultados de nuestros sistema educativo en las pruebas que aplica la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). La prueba PISA que aplica este organismo internacional cada 3 años y que agrupa a las principales economías del mundo, está enfocada a medir las habilidades para la vida en matemáticas, lectura y ciencias, independientemente de si fueron adquiridas o no en el trayecto escolar. Ese es realmente el éxito de esta prueba, ya que al final de cuentas mide: COMPETENCIAS PARA LA VIDA.

Hace unos días se aplicó en nuestro país la prueba Enlace (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares) a más de 16 millones de alumnos de educación básica. Esta evaluación permite un diagnóstico del trabajo escolar por cada alumno evaluado en las materias instrumentales básicas, en conclusión, esta prueba mide CONOCIMIENTO.

Como podemos ver, existe una gran diferencia entre esta prueba internacional y la nacional, ya que mientras la primera mide las herramientas que los niños tendrán para enfrentar un mundo competido, la nuestra, simplemente mide conocimiento puro, mismo que hoy se obtiene en cualquier dispositivo con internet. Muy triste¡¡¡
Según las estadísticas internacionales, hoy un niño de 5 años tiene más información que un emperador romano, así que centrar nuestra evaluación en la medición del “simple conocimiento” es un gran error de nuestro sistema educativo.

Lo más triste de la situación, es que nuestra prueba Enlace se aplicó en medio de una “nueva” queja sobre la venta previa de la evaluación. Según los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) el examen elaborado por la SEP (Secretaría de Educación Pública) se vendió entre 300 y 2 mil pesos en diferentes puntos de la república mexicana; y lo peor, ya son 4 años consecutivos en los que se denuncia esta misma situación… hágame usted el bendito favor¡¡¡

La realidad es que el sistema educativo nacional presenta unas enormes carencias y dificultades lo que nos está alejando de las economías que han entendido que la educación es el único camino de desarrollo de una nación.
Pero lo más triste del asunto, es que si bien nuestras pruebas nacionales no nos sirven para medir el verdadero conocimiento que se necesita para competir en el mundo globalizado, nosotros mismos decidimos “engañarnos” VENDIENDO y COMPRANDO estas pruebas para que se de un resultado que “engalane” a cierta escuela, colegio o grupo educativo… definitivamente, la ley del absurdo.

Para cambiar nuestros resultados, primero necesitamos aceptar y entender nuestra realidad, y para nadie es benéfico engañarnos con estas acciones que lo único que generan es una burla nacional e internacional, hacia nuestras instituciones.

Siempre lo he dicho, México tiene todo para ser un país diferente y mucho más exitoso, pero nuestra necesidad de querer “quedar bien”, termina por llevarnos a estos caminos fáciles de éxito, que no sirven de nada.

Si bien el primer problema es el de que nuestras pruebas nacionales no están alineadas a las mediciones internacionales, por lo menos debemos tener la “dignidad” de aplicar estas evaluaciones de manera honesta, para luego exigir a las autoridades que homogenicen lo que debemos medir y como medirlo, con lo que se necesita para la vida; pero lo más importante es que seamos honestos, un valor que lastimosamente hemos perdido y que es uno de los pilares fundamentales de cualquier sistema educativo exitoso.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply