UN LLAMADO A LOS DIPUTADOS SOBRE LA EDUCACIÓN SUPERIOR DEL ESTADO

La educación en México no pasa por su mejor momento, sobre todo cuando nos comparamos con las economías con las que tenemos que competir. Muchos países asiáticos (Corea del Sur, Taiwán, Singapur, entre otros) nos tomaron gran ventaja ubicando a varias de sus universidades entre las mejores del mundo. Nuestra máxima casa de estudios, la UNAM que por varios años fue la única universidad latinoamericana entre las 200 mejores del mundo, hoy sale de ésta lista siendo rebasada por varias universidades de Brasil (Universidad de Sao Pablo y Universidad Estatal de Campinas), Chile (Universidad Católica de Chile y Universidad de Chile) y Colombia (Universidad de los Andes).

Para ubicar a nuestro sistema educativo en el lugar que merece, debemos trabajar de manera conjunta, autoridades, empresarios y las familias, buscando determinar los objetivos a los que queremos aspirar con nuestra educación, y la vocación de nuestra economía, a fin de que ésta sea fortalecida por el mismo sistema educativo.

Para que una universidad privada mexicana aperture y ofrezca una licenciatura en nuestro país, debe tramitar ante la SEP (Secretaría de educación Pública) o ante las Secretarías de Educación de los estados (en Aguascalientes, IEA) un documento denominado RVOE (Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios) el cual garantiza las condiciones indispensables de calidad, equipamiento e infraestructura que se requieren para la formación de una determinada profesión.
Cuando una universidad pide a una secretaría de educación de un estado la apertura de una licenciatura, este documento para por diferentes revisiones hasta llegar al análisis de un grupo colegiado que en Aguascalientes se denomina Comisión Estatal de Educación Superior. Este organismo determina si la licenciatura presentada por la universidad cumple con los requisitos estipulados, y además, un punto sumamente importante, si la licenciatura es PERTINENTE para la vocación económica del estado.

El problema que ahora estamos teniendo en Aguascalientes, es que varias universidades han decidido “evitar” este camino de la revisión local, y buscan el apoyo de la SEP federal, logrando la obtención de estos reconocimientos, pasando por encima de las necesidades que el estado requiere en cuanto a la vocación de su desarrollo económico.

Por medio de estas líneas quisiera solicitar a los diputados de la actual legislatura y a los electos, a que trabajen en la búsqueda de un “candado” que obligue a todas las universidades privadas del estado, para que todos los planes de estudio que se pretendan aperturar, pasen por la Comisión Estatal de Educación Superior; así la universidad esté optando por un RVOE de la SEP federal.

Este tema no es un capricho, es el camino lógico para lograr articular la vocación económica del estado con la oferta educativa que ofrecemos las universidades, evitando la exagerada cantidad de facultades en ciertas áreas (Derecho, Comunicación, Contaduría, Administración, etc.), y la escases de oferta en áreas estratégicas y necesarias para el estado (Ingenierías, Medio Ambiente, Minería, etc.).

Ojalá que nuestros Diputados entiendan que la educación es el camino para un mayor desarrollo económico del estado y del país entero; y para contar con mejores instituciones, debemos poder controlar localmente la apertura PERTINENTE y de calidad, de las licenciaturas que las universidades privadas pretenden instalar en la entidad.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply