Vivir…

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Abraham Lincoln

La vida es todo un tema: en ella, suceden cosas increíbles que nos alimentan el espíritu y el alma…nos llenan de felicidad; pero también suceden cosas inexplicables, dolorosas, que en ocasiones no nos sentimos con la suficiente fuerza para sobrellevar.

El día a día nos envuelve y en ocasiones la rutina nos hace olvidar que no somos eternos y que en realidad no valoramos el estar vivos, el despertar y tener un día más para compartir con nuestros seres queridos.

¿Vivir en plenitud o durar muchos años? Mmm es muy respetable y seguramente la gran mayoría diremos: quiero vivir muchos años, pero ¿Cómo quiere vivirlos? O ¿Simplemente quiere durar?

Problemas hay muchos: presiones y complicaciones laborales, riñas familiares, dificultades económicas, soledad, enfermedades graves, etc. y lamentablemente nos llevan a vivir con frustraciones, enojos, egoísmo, envidia, tristeza, preocupación, etc.

Pero también hay mil cosas buenas que se deben valorar: obtener éxito laboral, ver felices a nuestros seres queridos, recibir amor y unión familiar, gozar de buena salud, estabilidad emocional, apreciar una hermosa puesta del sol, conocer bellas ciudades, etc.

Sí, realmente hay mucho que valorar, pero a veces la vida nos pone obstáculos y pruebas que son muy difíciles, como lo es la muerte por ejemplo, de un ser querido y eso nos debe hacer reflexionar acerca de nuestra estadía en este mundo…

Niños, jóvenes y adultos, han dejado de existir cuando tenían aún todavía muchas cosas por hacer, muchísimo camino que recorrer, muchas cosas para dar… Algunos en el mejor momento de sus vidas… Otros, adultos mayores, mueren dejando una importante huella con la larga vida que tuvieron, rodeados, tal vez, de nietos, hijos, sobrinos, etc.

Pero, nuestra vida y cómo la vivamos, depende generalmente de nosotros mismos…

Valorar lo que se tiene, trabajar con entusiasmo y esfuerzo para tener una mayor tranquilidad, cuidarse para gozar de buena salud, disfrutar de la vida, demostrar y expresar nuestro amor, compartir, respetar, y sí, también sufrir… es parte de lo natural de los seres humanos.

No nos compliquemos demasiado, ser feliz realmente puede ser sencillo:

Apreciar los pequeños detalles que nos regala el estar vivos es inigualable.

Aceptarnos tal y cual somos, sin envidiar nada a nadie, nos ayudará a vencer obstáculos. Ser auténtico, amar lo que se hace, ser congruente, nos da mayor seguridad.
Cuidarse físicamente, es quererse así mismo.

No guardar rencores, pues endurece el alma y sólo nos provoca amargura.

Disfrutar cada momento con actitud positiva y gran ánimo, sin mirar atrás ni agobiarse por el futuro.

Ante las adversidades: creer, confiar, tener esperanza…perdonar.

Viva, viva intensamente. Demuestre hoy el cariño que le tiene a su familia, trabaje hoy con lealtad a su empresa, aproveche hoy las oportunidades que se le presenten, valore y reconozca hoy lo que recibe de los demás, comparta hoy con lo más necesitados, busque hoy actuar para trascender, agradezca la oportunidad de un nuevo día… Hoy, hágalo hoy.

No olvidemos que en esta vida estamos de paso, así que debemos extraer todo el jugo a esta hermosa aventura que es vivir.

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO
RECTOR

Leave a Reply