PREVENCIÓN DE ADICCIONES: NUESTRA RESPONSABILIDAD

En Aguascalientes desde hace algunos años viene operando un organismo denominado Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones (CICA). A el pertenecen las principales Universidades del Estado y algunos organismos públicos y privados que han entendido que la problemática de las adicciones en la juventud es uno de los principales obstáculos para el desarrollo integral de nuestros estudiantes.

Hace 4 años tuve la oportunidad de ser el Presidente de este organismo, y por decisión colegiada optamos por la aplicación de una encuesta entre los estudiantes de todas las Universidades, para determinar el consumo habitual o esporádico de drogas (lícitas e ilícitas), alcohol y tabaco, y de manera “un poco casual”, sumamos algunas preguntas concernientes a los hábitos alimenticios de los estudiantes.

Si bien conocíamos de manera parcial que se había dado en los últimos años un crecimiento importante en el tema de las adicciones, algunos de los resultados nos dejaron sorprendidos, pero ante todo, muy preocupados.

Con respecto al Alcohol encontramos, que el consumo habitual (ingesta de una o dos veces por semana) entre los jóvenes, era de 8 de cada 10 jovencitos; y algo que nos llamó fuertemente la atención era que del 100% de los jóvenes “tomadores”, el 48% eran mujeres.

Con respecto al consumo de drogas ilícitas, pudimos observar que la mas recurrida era la marihuana seguida de la cocaína y las “drogas químicas”. Algo que nos llenó de preocupación fue que, 7 de cada 10 jovencitos, en alguna ocasión de su vida habían probado una de estas drogas, sin que esto quiera decir que fuesen adictos.

Con respecto a los hábitos alimenticios, también nos llevamos una preocupante sorpresa, ya que 5 de cada 10 jóvenes habían tenido problemas de bulimia o anorexia, y a diferencia de lo que pensábamos, el padecimiento era prácticamente parejo entre hombres y mujeres.

Estos y algunos otros datos nos sirvieron para emprender tareas de prevención y acción, que nos llevaran a aportar nuestra parte en esta batalla tan desigual.

Esta experiencia, me lleva a realizar una pregunta recurrente: ¿Dónde están los Padres de Familia?

Definitivamente la familia es la base que cimienta el desarrollo de todo ser humano. La carencia del diálogo familiar pareciera ser el principal motor del descarrilamiento de nuestros muchachos.

En unos días iniciará la Feria, la más importante de México, y a través de estas líneas, deseo invitar a los padres de familia a asumir con profunda responsabilidad su labor de primeros educadores y forjadores de futuro. No importa si las puertas de la fiesta se abran hasta las 3, 4 o 5 de mañana, cada familia deberá tomar sus decisiones en cuanto a la libertad que quiera dar a sus hijos, tomando en cuenta el tipo de “cimiento” que ha creado en ellos, y las reglas que se hayan estipulado en cada hogar.

Lo que si debemos evitar a toda costa, es convertirnos en esos padres “pasalones” que dejan la formación de sus jóvenes en las manos de sus amigos o en las manos de una u otra institución educativa…

Nosotros como padres somos los principales responsables de los jóvenes, sólo nosotros podremos generar las estrategias que eviten el descarrilamiento de lo que mas queremos… sólo nosotros, seremos los responsables de lo que ellos sean en el futuro.

No dejemos en manos de desconocidos al don mas preciado que Dios nos ha regalado a través de la máxima unión de dos personas por medio del amor.

Leave a Reply