JUGANDO A LA GUERRA

¿Qué le pasa a este mundo?

Siempre hemos creído que el hombre actual es civilizado y desarrollado, lo que contrasta enormemente con las desigualdades que viven gran parte de los habitantes del planeta. Hoy la riqueza en el mundo está en manos de muy pocos, mientras la gran mayoría sufre con el día a día. Mil millones de personas cada día pasan hambre en la tierra (1 de cada 7), y casi la mitad del planeta vive como “cavernícolas” al no contar con los servicios básicos de saneamiento. Los países ricos dedican 100 mil millones de dólares para aliviar la pobreza, pero gastan 13 veces más en armas y soldaos. En América Latina gastamos 50 mil millones de dólares por año, en armas y soldados…

Mientras que Estados Unidos ha decidido aplazar su intervención armada en Siria, en América Latina parece que nos ha gustado la idea de atacar al “enemigo” y generar más daño a las ya “adoloridas” economías de la zona.

Por un lado está la penosa situación de reclamo del mar territorial que Nicaragua hace en contra de Colombia, donde la Haya inclusive ya votó a favor del país Centroamericano, lo que ha generado molestia en el país del mejor café del mundo, inclusive llevando a la armada colombiana a instalar buques de ataque en las costas cercanas a Nicaragua. Lo delicado de este tema, es que ya se alista una reunión de aliados contra Nicaragua, donde aparecen Panamá, Costa Rica y Jamaica, quienes pretenden denunciar ante las Naciones Unidas los deseos expansionistas y abusivos de Nicaragua.

El conflicto entre Costa Rica y Nicaragua ha subido bastante el tono, luego de que el presidente nicaragüense pronunciara un discurso a su ejército donde los alerta frente al nuevo conflicto con este país.

Cambiando de “guerra”, hace unos días Bolivia presentó una demanda contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con el fin de acceder al mar pacífico por territorio norte de Chile. Ambos presidentes se enfrascaron en duras declaraciones que aun no culminan.

Con un tema similar, en el 2008 Perú llevó ante el mismo organismo una disputa contra Chile en busca de obtener alguna parte del espacio marítimo que ambos países comparten. Este tema aun sigue pendiente.

Otro conflicto, no armado sino verbal entre presidentes, es el que llevan los mandatarios de Venezuela y Paraguay, quienes por algún tiempo están enfrascados en una disputa por convertirse en miembros plenos del Mercosur.

No vayamos lejos, nuestro México aún sigue sumido en una guerra interna entre la delincuencia organizada y las autoridades que nos ha llevado a perder el rumbo y objetivo de inversión que el país requiere para avanzar y acercarse al tan anhelado desarrollo.

Gastar un sólo peso en armas y soldados en la actualidad, es una aberración. ¿Contra quién es nuestra guerra?

Nuestra guerra es contra una pobreza y una ignorancia que nos está abrumando y matando. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) dice que en nuestro país existen cerca de 70 millones de personas con algún grado de pobreza y que en el 2020 el 80 por ciento de la población de América Latina será pobre… ¿Necesitaremos más argumentos para dejarnos de tonterías y enfocarnos en lo que es realmente importante?

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply