QUIENES ESTÁN EN LOS CRUCEROS TAMBIÉN SON AGUASCALIENTES

La realidad es que hoy vivimos en un planeta demasiado desigual.

Es una nueva era, la del desarrollo tecnológico, la del internet, el superinternet; la de las sondas – NASA que quieren colonizar Marte, etc., etc., y mientras tanto, más de mil millones de habitantes no tienen agua potable y tres mil millones, no tienen un servicio adecuado de saneamiento.

En México contamos con casi 70 millones de personas con algún grado de pobreza según datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), y este mismo organismo vislumbra que para el 2020, cerca del 80 por ciento de la población de América Latina será pobre. Dentro de este panorama, México hoy cuenta con el segundo hombre más rico del mundo, Carlos Slim, con una fortuna cercana a los 76 mil millones de dólares; una situación demasiado desigual y que termina por ampliar la brecha alarmante entre quienes tienen todo y los que no tienen nada. Este panorama no es exclusivo de México, pues en países también considerados como “pobres” (Brasil, India, entre otros), existen personas que se encuentran entre los más ricos del planeta.

Hace unos días vi con profunda tristeza cómo una gran cantidad de policías de Aguascalientes retiraban a los vendedores ambulantes y limpiaparabrisas de los principales cruceros de la ciudad, en especial el de tercer anillo y salida a Zacatecas.

Siempre le he dicho a mis Alumnos de la Universidad Cuauhtémoc y de algunas otras Instituciones donde he podido impartir mis charlas, que este planeta no se cambia únicamente con dinero; siempre he creído que el mundo necesita de más personas capaces de sentir “el dolor” del otro y ayudar o servir, como soporte de quienes sufren, llámense amigos, familiares, pobres, etc.

Estoy convencido de que quienes han optado por el ambulantaje y la limpieza de cristales no están muy conformes con el trabajo que deben llevar a cabo para subsistir, pero es la salida que les ha tocado tomar para sobrevivir en el día a día. ¿Que si vienen de oros estados o países? No lo sé. ¿Que si son redes manejadas por “capataces” que les quitan todo y únicamente les dan la comida? Tampoco lo sé. ¿Que si son distribuidores de drogas? Ese SÍ es un tema que debe mantener alerta a nuestras autoridades. Quizás algunos pertenezcan a redes de indígenas que decidieron salir de sus comunidades por falta de alimento o trabajo. Quizás sean hermanos centroamericanos que decidieron emprender su camino al norte e hicieron una parada en nuestra entidad… o quizás son simplemente seres humanos de Aguascalientes que no han tenido las oportunidades que otros tenemos.

En fin, quisiera utilizar este espacio para hacer un llamado a la gente buena del estado para que la próxima vez que lleguen a un semáforo y les toque CONOCER a una de estas personas, llámese indígena, saltimbanqui, merolico, anciano, limpiaparabrisas, o como sea, metamos nuestra mano al pantalón para sacar, no una moneda, sino una sonrisa, y se la entreguemos a estas personas, acompañándola con un saludo y una frase de aliento. Quienes se nos acercan con timidez a pedir algo a nuestros coches, ya sienten un aislamiento terrible que les genera su condición desigual. Ojalá nos demos el tiempo para simplemente hacerles sentir que no están solos.

Y es que el mundo no siempre se cambia con dinero, lo que más necesita este planeta es contar con seres humanos capaces de reconocer y ayudar con el dolor de los demás.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply