CLASES AL REVÉS, UNA NUEVA MANERA DE ENSEÑAR

Quienes nos dedicamos a la educación en México vemos con gran preocupación que nuestro sistema educativo se ha estado relegando en comparación con las economías con las que competimos (México es la economía 11 del planeta).

La historia “moderna” de la educación nos presentó un panorama donde el estudiante era pasivo ante un docente “súper poderoso” que llenaba de conocimiento la cabeza del educando. Este modelo conductista dejaba por fuera las opiniones de los estudiantes y convertía al maestro en el único conocedor de la verdad.

Posteriormente se busco una interacción mayor de los estudiantes, y fue el constructivismo el camino que llevaba a los alumnos a construir el conocimiento de la mano de un guía… el nuevo maestro.

Las competencias, término que aún están muy de moda en las instituciones educativas de México, y que en el mundo se usan desde los años 70´s, convirtieron a la práctica, en modelo educativo, con su más sencilla definición: aprender haciendo.

En Estados Unidos hoy se habla de un modelo bastante interesante denominado la Clases al Revés. Este modelo lleva a los estudiantes a estudiar los temas en sus casas para utilizar las horas de escuela como un espacio para resolver dudas con el docente. Es simplemente un sistema de autoestudio con tutores de apoyo.

Este novedoso esquema está siendo utilizado por la Khan Academy la cual tiene poco más de 60 millones de visitas anuales de estudiantes que estudian lecciones en videos que luego discuten con sus maestros en el aula escolar.

Salman Khan, de 37 años, quien es el fundador de la Khan Academy y uno de los 100 hombres más influyentes del planeta según la revista Time, pretende revolucionar el sistema educativo mundial llevando a los estudiantes a convertirse en actores activos del proceso enseñanza aprendizaje, ubicando como premisa fundamental el compromiso de cada quien con su formación académica.

Este instituto gratuito y subsidiado por empresas como Google y la Fundación Gates, recibe alrededor de 13 millones de dólares al año para su funcionamiento y expansión.

Para Khan el éxito del sistema radica en el uso de la tecnología para el aprendizaje al ritmo de cada estudiante, ya que por medio de los videos el estudiante deberá asimilarlos e investigar lo que considere pertinente las veces que sean necesarias antes de llegar con el docente que es quien resuelve las dudas mas importantes y profundas.

Para el periodista argentino Andrés Oppenheimer, y quien tuvo la posibilidad de entrevistar a Khan, la observación más importante sería: “¿No se estarán exagerando los beneficios de la tecnología en la educación? Después de todo, cuando se popularizó la radio en la década de 1920, la gente decía que revolucionaría la educación, y lo mismo ocurrió con la televisión en la década de 1950, y con las computadoras personales en la década de 1980. Y sin embargo, se siguen dando clases igual que hace 200 años…”

Al final de cuentas debemos ser claros, la pasividad en la educación lleva al aburrimiento de los estudiantes. Hoy más que nunca estamos obligados a “excitar” a los jóvenes llevándolos a un aprendizaje que les implique no solo descubrir el conocimiento, sin también a cuestionarlo y ver su aplicación en la vida real. Allí es justamente donde nuestro sistema educativo ha venido fallando. Seguimos centrados en el logro del conocimiento al costo que sea, olvidando que cada quien lo puede construir según sus posibilidades y habilidades.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply