CICA: Un Nuevo Round Contra las Adicciones

En Aguascalientes existe un organismo denominado CICA (Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones). Con casi 14 años, el CICA ha estado funcionando con el fin de unificar las políticas en el manejo de las adicciones dentro de las IES (Instituciones de Educación Superior). A inicios del mes, este consejo me honró como su nuevo presidente, cargo que estaré ocupando durante los próximos 3 años. Este es mi segundo periodo, ya que hace 10 años estuve a cargo de este organismo. Durante mi primera administración, decidimos aplicar una encuesta entre los universitarios del estado (universidades públicas y privadas) con el fin de conocer los datos en el consumo de drogas, ingesta de alcohol y desórdenes alimenticios. En ese momento encontramos que 7 de cada 10 estudiantes universitarios de Aguascalientes habían probado alguna droga ilegal en su vida (sin decir que fueran adictos), y que de esos, 9 de cada 10 lo había hecho debido a que sus “mejores amigos” los invitaron a hacerlo.

En cuanto al consumo de alcohol se encontró que 8 de cada 10 jóvenes de universidades eran consumidores de alcohol de manera regular (una a dos veces por semana) y que de esos jóvenes, 48 por ciento, eran mujeres.

En cuanto a los desórdenes alimenticios pudimos observar que 5 de cada 10 jóvenes universitarios habrían sufrido de algún desorden alimentico como bulimia, anorexia, ortorexia u otro similar.

Como podemos observar, los datos son bastante complejos, lo que nos ha llevado a que este organismo tenga un trabajo bastante fuerte en la lucha contra el “gran monstruo” que son las adicciones y los desórdenes alimenticios.

Para este nuevo periodo de trabajo que se me ha encomendado, serán 3 las líneas especiales que llevaremos a cabo con el apoyo de las universidades y las organizaciones de apoyo, además de las actividades cotidianas de prevención y apoyo que este organismo tiene:

1- Aplicación constante de instrumentos en las universidades públicas y privadas para conocer el nivel en el consumo de drogas y alcohol. También buscaremos conocer el grado de desórdenes alimenticios presentes en nuestros universitarios.

2- Seguiremos con el proceso de capacitación a los maestros para que sean ellos quienes puedan detectar a los jóvenes consumidores o que estén en riesgo. Esto lo llevaremos a cabo con la ayuda de las áreas de pedagogía que cada universidad tiene.

3- Desarrollaremos un programa de difusión de las actividades y acciones que el CICA lleva a cabo en las universidades del estado.

El tema de las adicciones es bastante complejo, pero consideramos que las acciones que cumpliremos, y que se han desarrollado a lo largo de este tiempo, nos ayudarán a poner un grano de arena en el combate de este flagelo que tanto daño hace a nuestro población estudiantil; aunque debo ser honesto, las drogas y en general las adicciones, deben ser prevenidas desde los hogares, ya que allí es justamente donde se forman los cimientos que un joven tiene para evitar caer en este complejo problema. Muchas veces los padres de familia creemos que las instituciones educativas son las que deben hacer el trabajo que es nuestro. Cada familia tiene la obligación de formar el carácter de un joven; un carácter que lo lleve a “vivir la vida” sin optar por salidas destructivas. Cada familia tiene la obligación de enseñar a sus hijos a tomar decisiones y a asumir las consecuencias de lo que se decide, sólo así lograremos una sociedad más sana y libre de este complicado flagelo que actualmente destruye las ilusiones de muchos de nuestros universitarios.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply