NO TODAS LAS “UNIVERSIDADES” SON UNIVERSIDADES

Como todos sabemos la educación de México no ha estado saliendo bien librada en las evaluaciones y comparativos que se hacen a nivel mundial, sobre todo cuando nos medimos con las principales economías, que son nuestros competidores en el marco global. Por un lado la educación básica de México aparece en el último lugar en las evaluaciones PISA (Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) que aplica la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Por otro lado vale la pena analizar nuestra educación superior, ya que si bien la formación de posgrado en México para alumnos de prácticamente toda Latinoamérica sigue siendo aspiracional, la realidad es que nuestra máxima casa de estudios, la UNAM, ya no aparece en las evaluaciones internacionales como la mejor universidad de la región (título que ostento por varias décadas), cediendo el lugar a universidades como la de Sao Paulo en Brasil, la Universidad Católica de Chile, la Universidad de Los Andes en Colombia, y la Universidad de Chile.

Y es que nuestras autoridades educativas hoy tienen la enorme tarea de revisar con “lupa” la educación superior de nuestro país, ya que desde hace varios años han proliferado universidades de “dudosa procedencia” que generan una falsa expectativa en los jóvenes, quienes al egresar salen a engrosar las filas crecientes del desempleo o el subempleo de México.

A pesar de que hoy no es suficiente contar con un título universitario para asegurar el éxito profesional, si es muy cierto que las empresas discriminan y rechazan a los jóvenes que proceden de universales que no son reconocidas por la sociedad. Sigue siendo una premisa que la mejor herencia que un padre de familia puede entregar a sus hijos, es la educación, por tal motivo el padre debe ser sumamente analítico a la hora de invertir los recursos en una u otra institución que forme profesionalmente a sus hijos.

¿Qué elementos debe evaluar un padre de familia y un joven a la hora de escoger una universidad?

- Que la universidad cuente con un RVOE (Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios) de la

- Que la universidad cuente con instalaciones apropiadas para impartir la carrera a estudiar. Es muy fácil analizar este punto por medio de una comparación que se logra visitando las diferentes universidades que cuentan con la misma oferta educativa.

- La calidad de los docentes. Es muy importante solicitar el currículum de los docentes que imparten la carrera a estudiar. Un buen catedrático debe combinar la práctica con la docencia, por lo que este equilibrio lo podemos encontrar en este documento.

- Que por lo menos un 80 por ciento de los docentes de la universidad cuenten con algún posgrado en el área en la que imparten su cátedra.

- Que la universidad cuente con un centro de investigación. Particularmente considero que una universidad que no genere conocimiento, no debería llamarse universidad…

Que la universidad cuente con servicios para la formación integral: apoyo de tutores, servicios de salud, deporte, cultura, entre otros.

- Que la universidad cuente con un sistema de seguimiento de sus egresados. Este servicio le puede servir al padre de familia y al joven para conocer la calidad de la ubicación de los egresados de una u otra institución.

- Que la institución cuente con un sistema activo de desarrollo empresarial y formación de empresas. Todos sabemos que hoy México requiere de más empresarios, por lo que este rubro es fundamental para la formación profesional de un universitario.

Existen otros muchos aspectos que se deben tomar en cuenta, pero considero que estos son los puntos básicos que una familia debe analizar para hacer la inversión en educación de sus hijos. No nos dejemos llevar por el espejismo de las universidades “light”, que únicamente engañan a los estudiantes llevándolos a sumarse a la lista de desempleados del país.

Sea muy precavido, analice antes de tomar una decisión, ya que 5 años de formación universitaria son fundamentales como cimiento de éxito o fracaso laboral de nuestros hijos.

Leave a Reply