NUESTRO PUNTO DE VISTA: DE ACUERDO A LA REALIDAD QUE SE VIVA.

Juicio: El ser humano, tiende siempre a juzgar la vida y obra de los demás.
Nuestra educación, creencias, valores y entorno puede chocar y ser diferente a cómo piensa y actúan los demás.

Lamentablemente, vivimos en un mundo en donde la aceptación y el respeto a lo que no consideramos correcto o bueno, suele ser carente o nulo, y de ahí, a que muchas personas sufren consecuencias.

Crítica y rechazo a ciertas razas, diferencias sociales, preferencias sexuales, machismo, a la obesidad, a ciertas religiones, etc., son demostradas en prácticamente todo el mundo… juzgar es para muchos, un estilo de vida.

Pero a veces eso que criticamos, aborrecemos, suele decir mucho de nosotros mismos, llevándonos a ser poco tolerantes y a actuar de manera egoísta, cerrada… sin conocer la realidad del otro, sin abrir nuestra mente y analizar el entorno del otro.

Esos prejuicios demuestran nuestras convicciones y en muchas ocasiones rigen el sentido de nuestra vida, nos impactan de tal forma que al momento que emitimos un juicio, reflejamos algo que creemos también a cerca de nuestro ser.

La vida se encuentra llena de razas, sabores, colores, formas de pensar, religiones, cultura, que enriquecen nuestro día a día, por lo que el paso de los años, si nosotros nos lo permitimos, aprendemos a perdonar, a aceptar, a escuchar, a valorar, a amar a alguien tal cual es…

Valores como la tolerancia y el respeto deben priorizarse ante muchas decisiones y comentarios y de esa forma nuestros juicios no serán obstáculo para encontrar la felicidad y la tranquilidad… Bien dice que el que más crítica y juzga es en realidad el que más sufre.

Los juicios nos llevan a cerrarnos en una burbuja, a prohibir que el otro se realice según sus convicciones. Actuar con sabiduría, con comprensión, con apertura a lo desconocido o poco común es sinónimos de madurez, seguridad e integridad.

Siempre habrá alguien que piense distinto a nosotros, que vea ciertas situaciones con otra perspectiva, que sienta y demuestre de forma en la que no estemos de acuerdo… pero con cordialidad podemos hacer valer nuestro punto de vista, nuestras inquietudes sin ofensas ni ideas poco sustentadas.

La realidad de los demás, no es la nuestra… dejemos de pensar si hace bien o no, si es correcta o incorrecta su actitud… Como decimos coloquialmente, todo depende del cristal como se mire.

El ejemplo arrasa, y considero que como seres humanos racionales, debemos actuar de tal forma que nuestras acciones, sean ejemplo de que la tolerancia, el respeto son parte de las enormes necesidades que tiene el mundo para vivir en armonía, paz y civilización.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply