UN BUEN AUGURIO PARA EL PAÍS.

Hace unos días el Presidente de México presentó los 743 proyectos de infraestructura que se estarán desarrollando en nuestro país entre el 2014 y el 2018, con una inversión cercana a los 8 billones de pesos, en las áreas de Comunicaciones, Energía, Agua, Salud, Vivienda y Turismo.

Según el Presidente, se estarán generando cerca de 350.000 empleos conjuntamente con las reformas estructurales que se han venido llevando a cabo.
Esta inversión pronostica un crecimiento de 1.8 a 2.0 puntos porcentuales arriba del crecimiento económico al finalizar la administración actual.

El presidente afirmó que “en energía se prevén inversiones por 3.9 billones de pesos; en comunicaciones y transportes, más de 1.3 billones de pesos; en infraestructura hidráulica, 417 mil millones de pesos; en salud, 73 mil millones de pesos; en desarrollo urbano y vivienda, 1.9 billones de pesos, y en turismo, más de 181 mil millones de pesos”.

Definitivamente es una noticia que nos debe llenar de motivación, ya que a pesar de que México es la décimo cuarta economía más grande del planeta, nuestra infraestructura no está del todo acorde con la de la mayoría de los países con los que competimos.

Esta noticia contrasta mucho con la informada por PEMEX, donde anuncia un record histórico de pérdidas, de cerca de 70 mil millones de pesos en el primer trimestre de año. Las pérdidas superaron el gasto que hizo la industria para operar en el mismo trimestre, estimado en 51 mil 208 millones de pesos.

Definitivamente las acciones en los rubros más importantes del país son urgentes. Recordemos que hoy vivimos del petróleo (con pérdidas al inicio de este año), las remesas que envían los mexicanos en el exterior (dependemos de la estabilidad de otras economías), el turismo (amenazado por la inseguridad) y la industria automotriz, ésta última dependiente del buen estado de las comunicaciones terrestres, carreteras y ferroviarias.

La realidad es que el país necesita un “remesón” importante, pues si bien tenemos todo para estar en otra realidad, no hemos dado los pasos necesarios para ubicar a México en el lugar que merece. Pareciera que el Presidente ha entendido bastante bien la vocación del país (petróleo – turismo – ind. automotriz) y está dando los pasos para fortalecer estas áreas que requieren de mejores inversiones y de un buen control, lo que nos ayudaría a captar mayores ingresos y a generar mejores condiciones de vida para los mexicanos.

No todas las acciones del Presidente han sido adecuadas, desde mi punto de vista (como la reforma hacendaria, por ejemplo), pero los trabajos y decisiones que ha venido tomando nos auguran una buen camino para la construcción, EN EL LARGO PLAZO, del México en el que todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply