CON BAJO RENDIMIENTO…

Definitivamente el sistema educativo en México presenta complejos problemas que necesitamos resolver de inmediato. Para nadie es un mito que nuestro capital intelectual ha perdido cierto grado de competitividad en comparación con el de las economías con las que competimos.

Un ejemplo a señalar es el caso de una multinacional que se instaló en Guadalajara abriendo 5 plazas para ingenieros industriales con un salario base de 35 mil pesos. Luego de que se presentaran cerca de 300 aspirantes al complejo sistema de selección, las 5 plazas fueron ocupadas por ingenieros industriales chinos.

Si bien este ejemplo no es concluyente, si nos lleva a que los involucrados en el proceso educativo (gobierno, padres de familia, empresarios e instituciones educativas) realicemos un análisis profundo, primero para determinar las fallas que estamos teniendo y segundo, para generar las estrategias que nos conduzcan hacia la formación del educando que requiere nuestro sistema económico, pero visto en el marco de la globalidad en la que vivimos.

Hace unos días  el secretario general de nuestra máxima casa de estudios de Aguascalientes, la UAA, Javier Avelar, expresó con preocupación sobre las bajas calificaciones de los aspirantes a ingresar a esta institución. Comentó que este rendimiento llevará a porcentajes de deserción que van entre un 20 y un 80 por ciento: Esto no es sino el que muchos de los alumnos se acostumbran a estudiar lo mínimo, de tal suerte que en la primaria, posteriormente en la secundaria, luego en bachillerato, son alumnos de ‘panzazo’ y cuando llegan a su formación profesional, simplemente renuncian a las carreras”.

Aguascalientes definitivamente es un estado diferente en el contexto nacional, ya que si bien tenemos nuestros problemas, siempre hemos logrado sortearlos para ubicarnos como un Estado “punta de lanza” en muchos de los aspectos evaluados en el país. La educación, no es la excepción. En los últimos años hemos mantenido, con sus altibajos, estándares por encima de la media nacional en las evaluaciones, y es precisamente por estos resultados que TENEMOS LA OBLIGACIÓN de generar una estrategia que fortalezca nuestro sistema educativo para hacerlo el mejor de México.

Considero que son muchos los aspectos a resolver, pero yo iniciaría con una serie de preguntas sobre nuestro sistema educativo:

-       ¿Nuestro sistema educativo forma SERES HUMANOS INTEGRALES o simplemente personas con conocimiento?

-       ¿Están articulados hacia el mismo objetivo todos los niveles de la educación, desde el maternal hasta la universidad?

-       ¿Nuestro sistema educativo esta alineado con la vocación económica del Estado y la de México?

-       ¿Nuestros centros educativos están equipados con lo básico para una formación global e integral?

-       ¿Nuestros maestros desde maternal hasta la universidad cuentan con la formación adecuada para la nueva “generación digital y veloz” que hoy tenemos?

Pudiera seguir señalando varios aspectos, pero ojalá que quienes estamos involucrados en el proceso formativo nos diéramos a la tarea de iniciar con este sencillo análisis que quizás nos una luz sobre el camino a seguir para la construcción conjunta de un sistema educativo que nos forme a las personas que requiere nuestro Estado, México y el mundo, para lograr ese planeta en el que todos añoramos vivir.

Leave a Reply