LA SEGUNDA DEL MUNDIAL SIN HABLAR DE FÚTBOL

El mundial de fútbol de Brasil llega a su momento importante y los mejores quedarán para disputar la gran final.

¿Qué opinión nos ha dejado Brasil con la organización de este evento?

La realidad es que el país Sudamericano ha perdido la oportunidad de presentar al mundo el gran avance que ha logrado en las últimas décadas.

A continuación presento un listado de los aspectos más relevantes de este país (tomado de la editorial de Andrés Oppenheimer en el Nuevo Herald de Miami):

• Brasil es uno de los principales fabricantes de aviones del mundo. Su empresa aeronáutica Embraer es el líder mundial en la producción de aeronaves de pasajeros de tamaño mediano, y le vende aviones a American Airlines, United Airlines, Air France, Lufthansa y casi 80 otras aerolíneas comerciales.

• El instituto brasileño Embrapa es uno de los centros de investigación agrícola más importantes del mundo. Entre otras cosas, ha desarrollado una planta de soja adaptable a suelos ácidos que ha contribuido a que Brasil sea uno de los mayores exportadores del mundo de esa leguminosa.

• Brasil lanzó recientemente un ambicioso programa llamado “Startup Brasil”, que ofrece a empresas tecnológicas nacionales y extranjeras recién fundadas, conocidas como “Startups”, ayuda económica gubernamental, más oficinas gratuitas. La idea es crear un “Silicon Valley” brasileño, y ya se han postulado cientos de emprendedores tecnológicos estadounidenses y europeos, según los directivos del programa.

• También recientemente Brasil inició su programa “Ciencia sin fronteras”, que enviará a 101,000 estudiantes universitarios a hacer estudios de posgrado y doctorados en universidades de Estados Unidos y Europa. El programa apunta a lograr que Brasil, que ya produce 10,000 doctorados por año, tenga más especialistas entrenados en el extranjero, especialmente en ciencias e ingeniería.

• A principios de este año, el Congreso brasileño aprobó un ambicioso Plan Nacional de Educación a largo plazo, para aumentar la inversión pública en educación hasta el 10% del PIB durante los próximos 10 años. En comparación, la mayoría de los países invierte el 4% o 5% de su Producto Bruto Interno en esa área. El plan está a la espera de la firma de la presidenta Dilma Rousseff.

Y me refiero a que Brasil ha perdido la oportunidad de mostrarse al mundo, ya que lo que hemos podido ver en este mundial es un país poco organizado, que no logró tener los estadios a tiempo, con desórdenes en las calles a causa de múltiples manifestaciones, con deficiencias en seguridad (como lo ocurrido con los seguidores del equipo chileno que ingresaron al área de los periodistas en el estadio Maracaná, haciendo destrozos), o las carencias en los hoteles y el transporte, señalado por los seguidores de los equipos.

Simon Anholt, consultor británico de gran prestigio y que publica un ranking anual sobre la imagen de los países en el mundo, comentó que Brasil tiene una imagen internacional buena, pero “blanda”. “Brasil es un país considerado como decorativo, pero que no sirve para mucho, eso es malo para el país porque limita su potencial económico”.

Al final nos quedamos con la idea de que Brasil es un país de “vacaciones”, con hermosas vistas, playas, fiesta y mujeres; una imagen muy diferente al trabajo que ha venido desarrollando este país que actualmente se ubica como la octava economía más importante del planeta.

La lección quedó aprendida, seguramente la Presidenta Rousseff entendió que la comunicación es casi tan importante como las acciones mismas, la ventaja es que en dos años Brasil tendrá una nueva oportunidad de mostrarse al mundo cuando lleve a cabo los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

Leave a Reply