LA ÚLTIMA DE FÚTBOL SIN HABLAR DE FÚTBOL: SE NOS ACABÓ EL MUNDIAL

Se nos terminó el mundial de fútbol de Brasil y volvemos a la realidad de nuestra Latinoamérica.

Para nadie es un mito que el fútbol nos “adormece”, nos saca de la realidad y nos lleva a la euforia y pasión por el deporte más importante del país. México es grande en otros deportes, clavados, tiro con arco, automovilismo, taekwondo, entre otros; pero la pasión que nos genera el fútbol nos lleva a olvidarnos de nuestra realidad por 90 minutos.

México al final del mundial sigue con 70 millones de personas con algún grado de pobreza (según OCDE), delincuencia de todo tipo, desigualdades, desempleo. Como diría un periodista sudamericano: El fútbol es nuestro mejor laxante, porque con él expulsamos de nuestro ser todo lo malo, y así sea por una hora y media, sin importar el resultado, vivimos en un mundo ideal”.

Al final volvemos a la cruda realidad, Latinoamérica sigue siendo pobre y cada vez más, con mayores desigualdades entre unos y otros.

Interesante sería analizar que nuestra región produce a los mejores jugadores de fútbol, Messi, Neymar, James, siendo los principales exportadores de jugadores del planeta, y bien valdría la pena preguntarnos: ¿Por qué no logramos producir la cantidad de científicos sobresalientes al nivel de los jugadores que producimos?

La respuesta es simple: La educación sigue sin ser la prioridad de esta parte del mundo y la muestra son los penosos resultados que nuestros alumnos obtienen en las pruebas internacionales en comparación con las principales economías; resultados aún más vergonzosos que el 7 a 1 de Alemania sobre Brasil en las semifinales del mundial. Y digo aún más vergonzosos, ya que este resultado inédito de la selección brasileña les va a doler a los creadores de Jogo Bonito, pero seguramente vendrá una nueva generación de jugadores brasileños que cambien la imagen de este fútbol, pero en las pruebas educativas seguimos en los últimos lugares desde hace muchos años y no parecemos reaccionar ante tal vergüenza.

Para entender la situación de nuestra educación, vale la pena analizar que mientras actualmente hay 820,000 estudiantes chinos en las universidades de Estados Unidos, 71,000 de Corea del Sur y 16,000 de Vietnam, hay tan solo 14,000 de nuestro país, 11,000 de Brasil, 6,600 de Colombia y 1,800 de Argentina, según el Instituto de Educación Internacional.

La estrategia es muy clara, si deseas mejorar la educación en un país, básicamente debes optar por dos acciones, una la de mejorar la educación básica, y la otra, la de enviar a tus alumnos universitarios a las mejores universidades del mundo a fin de que regresen al país para aplicar el conocimiento aprendido. Esta estrategia la iniciaron varios países asiáticos como China, Taiwán y Corea del Sur. Ahora no solo tienen buenos profesionistas formados con los mejores estándares, ahora se han dado a la tarea de mejorar sus propias universidades, lo que los ha llevado a que en la última medición inglesa de la calidad de las universidades en el mundo, ubicaran a 10 de sus instituciones entre las mejores del planeta.

Por supuesto que debemos disfrutar del fútbol, es más, lo necesitamos, pero ojalá entendamos que la educación es el centro del desarrollo de un  país, y esta nos obliga a dar lo mejor de sí; nos obliga a una pasión desbordada como la que mostramos al cantar los goles de nuestra selección mexicana.

Leave a Reply