EL MUNDO EQUIVOCADO EN QUE VIVIMOS

El tema de la violencia en el mundo es bastante complejo y extraño para una sociedad moderna que dice ser “civilizada”. Si bien en el mundo no hay un consenso definitivo para determinar los elementos que componen a una sociedad civilizada, sí se concuerda en que son siete los principales: Seguridad, Atención Médica, Acceso a Alimento y Agua, Refugio, Sistema Gubernamental y Leyes, Educación y Libertad.

Lo triste es que en los ideales de una sociedad civilizada no aparecen aspectos tan importantes como Igualdad, Límites Aceptables entre Quienes más y menos Tienen, Sistemas de Mediación de Conflictos, y un Sistema de Inclusión de Culturas Diferentes.

Hoy parece que el único camino para resolver las diferencias entre los países y las ideas es por medio de las armas, tal como lo vemos con el actual conflicto entre Ucrania y Rusia, o entre palestinos e israelíes. También tenemos “escaramuzas” entre las dos Coreas, o entre Estados Unidos y los grupos disidentes en Irak.

No se diga lo que pasa en África con el tema sin fin de la discriminación entre etnias…

O en nuestro continente, la guerra de nuestro gobierno contra los grupos al margen de la ley, o los constantes comentarios desafiantes de Argentina al Reino Unido por el tema de las Malvinas, o la guerra de más de 60 años en Colombia entre los grupos terroristas guerrilleros y el gobierno de este país.

En la actualidad, los países desarrollados gastan 100.000 millones de dólares “aliviando” la pobreza en el mundo, pero invierten 13 veces más en armas y soldados. En América Latina estamos invirtiendo en armamento y soldados, más de 50.000 millones de dólares por año, lo que se convierte en un absurdo para un mundo que ya no soporta más conflictos y división entre las personas.

 

Nuestro planeta necesita de un sistema de integración diferente al de demostrar quien es el más fuerte, y este camino se encuentra totalmente relacionado con la educación.

Hoy en Japón han desarrollado un sistema educativo básico que lleva a los niños a conocer la religión, la cultura, los sistemas de gobierno, como parte de un mundo global, dejando de un lado el nacionalismo y la aceptación de que los sistemas de administración del país donde se nace, son los mejores.

En Colombia han estado trabajando decididamente en lograr que los guerrilleros de las FARC entreguen las armas y para ello han desarrollado un proceso de reinserción social de los combatientes. La presidencia de la República de este país ha decidido apoyar a 2.785.000 personas afectadas directa o indirectamente por el conflicto con becas para educación superior a fin de tratar de ingresar al mayor número de personas al sistema productivo legal de este país. De hecho, la Universidad Cuauhtémoc Sede Colombia está trabajando con la Presidencia de este país sudamericano en un sistema educativo ex profeso que colabore en el gran proceso de reinserción de excombatientes y afectados.

 

Definitivamente este planeta debemos cambiarlo; considero que son pocos los años que nos quedan para revertir los daños, quizás irreparables, que le hemos hecho a nuestro planeta azul. Ojalá que cada quien tengamos la responsabilidad de hacer algo para transformar. Muchas veces creemos que el único camino que tenemos de cambio, es invirtiendo grandes recursos económicos, y lo que no nos damos cuenta, es que éste planeta lo que necesita para empezar, es que le otorguemos una simple sonrisa a quien se nos cruza en el camino.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply