JUGÁRSELA POR MÉXICO

Un grito más de independencia para un país que lucha y lucha por crecer, mejorar y dar mejores oportunidades a sus habitantes.

Un año más de gritar: VIVA MÉXICO, con todas las fuerzas y con la esperanza de vivir en un país mejor.

Jugársela por México es el verdadero sentido de estas festividades. Más allá del grito, la fiesta, el descanso y las celebraciones, se encuentra el compromiso de todos por renovar nuestros “votos” con un país que requiere del trabajo de cada uno de sus habitantes.

México es mágico, incognito, inesperado muchas veces, pero también grande y líder. México sigue siendo la punta de lanza del continente, por encima del crecimiento de Brasil y el ordenamiento de Chile; nuestro país es en quien todos ponen la mirada en la región, quizás por que siempre damos de que hablar, o por ser el gran vecino del norte, o por nuestra grandeza histórica y presente… México grande, por su historia, su arquitectura, sus recursos naturales, su turismo, sus mares, su geografía, su petróleo… por encima de todo, por su GENTE.

Jugársela por México es definitivamente luchar por la construcción de un país mejor, con mejores oportunidades. Jugársela por México es luchar y luchar por encima de los sistemas y sus gobernantes.

Hoy nuestro país nos exige menos crítica a lo que tenemos y un mayor trabajo, valorando el gran país que somos.

Necesitamos de ciudadanos comprometidos con su país, capaces de dejar de lado los partidos y sumar por quien nos gobierna. Capaces de ver las maravillas de México y sus dolores también, pero con las ganas de cimentar las bases del México que soñamos.

Jugársela por México es entender que debemos ser capaces de trabajar en equipo; que debemos ser éticos, responsables, honorables y puntuales. Debemos ser capaces de ser leales, sensibles al dolor del otro, ya que una sociedad que pierde la capacidad de sentir el dolor del otro, está perdida.

México necesita que su gente crea en él, en su grandeza, en sus instituciones muchas veces violentadas por intereses personales.

México necesita que cada uno de sus ciudadanos sea incorruptible, en lo grande y lo pequeño. Hoy el país requiere que volvamos a las bases de la confianza, de la enseñanza como motor de crecimiento.

Dejemos de lado las críticas destructivas a nuestros gobernantes. Más bien seamos capaces y hábiles para construir desde cada una de nuestras realidades el país que soñamos. ¿Será difícil? Por supuesto que SÍ. Pero no por ello hay que dejar nuestro futuro en manos de otros o de las casualidades. Cada quien somos responsables de nuestro entorno inmediato y ese entorno si es nuestra responsabilidad cambiarlo.

Para quienes somos padres de familia el compromiso es mayor, ya que por medio de nuestros hijos debemos inculcar los valores y los ideales del país que soñamos, ese que quizás no hemos sido capaces de construir, pero que hemos querido siempre.

Que este nuevo grito nos permita decir: ME LA JUEGO POR MI PAÍS.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply