¿DROGADICTOS SOCIALES? UNA ESTUPIDEZ

Desde hace varios años algunos rectores de las principales universidades de Aguascalientes hemos declarado la guerra a quien hemos denominado: “El Monstruo de 7 Cabezas”, las drogas.

 

Por medio del CICA (Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones) desde hace más de una década nos hemos unido a fin de cambiar el paradigma del consumo de drogas en estudiantes universitarios. La política antes de la creación del CICA era que de ser detectado un consumidor en una universidad, se le expulsaba, lo que generaba un rechazado social.

Posterior a la fundación del CICA, la política ha sido incluyente, buscando siempre la reintegración a la sociedad por medio de un trabajo profesional de los involucrados (familia y consumidor), con la guía de un especialista en el tema.

 

Según datos de nuestro organismo, siete de cada diez jóvenes universitarios (instituciones públicas y privadas) han probado drogas en su vida, sin que quiera decir que sean adictos, pero 9 de cada 10 lo hicieron porque sus amigos los llevaron a hacerlo… así que el dealer muchas veces se encuentra cercano a nuestros alumnos.

 

Hace unos días tuve una gran discusión con dos investigadores “reconocidos” de Aguascalientes quienes se han empeñado en pugnar por la legalización de las drogas asumiendo que en cuestión de consumo de drogas ilegales existe una diferenciación, entre el consumidor de drogas social y el consumidor de drogas adicto. Que reverenda estupidez.

Para quienes hemos estado cerca de casos de jóvenes consumidores de drogas (en cualquier grado), y hemos podido constatar la destrucción de sus vidas, es increíble que alguien se atreva a hacer una aseveración como esta.

 

Para estos investigadores, el alcohol es igual que las drogas ilícitas, pues en el consumo de alcohol existe el “mala copa” (alcohólico – adicto) y el social… Desde mi punto de vista, es imposible hacer una comparación como ésta, ya que las consecuencias y el grado de degradación de un consumidor de alcohol a uno de drogas ilícitas, es completamente diferente.

 

Definitivamente “socializar las drogas” es el PEOR camino que una sociedad puede llevar a cabo, pues las consecuencias en cuanto a la salud pública, son desastrosas.

 

Otra de las tesis de estos investigadores es que el combate del gobierno al tráfico de drogas ha dejado miles de muertos (más de 60 mil en el gobierno de Calderón), y que en el país únicamente mueren al año cerca de 1000 adictos, lo que explica la necesidad de legalizarlas… otra estupidez.

Una cosa es la guerra contra las drogas la cual seguramente se acabaría si se legalizan, pero otra muy diferente es el tema de los consumidores. La experiencia de varias naciones nos muestra  que haciendo legal las drogas, el consumo crece de manera exponencial, como ocurrió en Holanda, donde las autoridades han aceptado el grave error que fue legalizar casi todas las drogas.

En definitiva, el tema es complejo y cuenta con muchas aristas, pero aceptar que un consumidor de drogas ilícitas puede ser un simple “consumidor social”, es una de las aberraciones más grandes; aberración que de ser aceptada por nuestra sociedad, seguramente nos llevaría a la destrucción de miles de vidas en nuestra nación.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply