NO HAY CAMA PA´TANTA GENTE

El planeta donde habitamos está pasando por un momento complejo, pues los seres humanos nos hemos encargado de irlo destruyendo poco a poco; o más bien muy rápido, en los últimos 150 años.

El tema ambiental nos debe llenar de preocupación, cada año talamos 10 millones de hectáreas de bosques de los cuales 6 millones se vuelven desierto. El hielo polar se derrite a una 9 por ciento por década, y el grosor del hielo ártico ha perdido un 40 por ciento de su grosor, desde 1960. El agua escasea en varias regiones del mundo, los ríos se secan y cada vez tenemos que extraer agua a mayor profundidad, como es el caso de nuestro estado que hoy cuenta con pozos a 600 metros de profundidad.

El tema valoral es complejo, hoy el dinero prima por encima de cualquier interés y los valores básicos de convivencia humana están siendo transgredidos por decisiones de pequeños grupos, o por ciertos individuos.

La distribución de la riqueza nos presenta que cada vez más la diferencia entre ricos y pobres se amplía. Hoy sabemos que los 85 hombres más ricos del mundo aglutinan tanta riqueza como 3.570 millones de personas que componen la mitad más pobre de la población mundial, lo que equivale a que la mitad de la riqueza del planeta estaría en manos del 1 por ciento de la población (un estudio del Instituto Gallup con 131 países concluyó que la población de los 10 países más ricos del mundo tiene 50 veces más ingresos que la de los países más pobres, todos ellos del África subsahariana. Según ellos un europeo o un americano consumen entre 150 y 200 veces más recursos que un ciudadano africano).

Lo paradójico de estas desigualdades es que tenemos cerca de 1.000 millones de personas que cada día pasan hambre en el mundo, pero cada año se botan a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos.

 

Como vemos el tema es complejo y se hace mucho más preocupante cuando conocemos estudios serios de universidades dedicadas al tema. Uno de ellos fue el realizado por Camilo Mora Ph. D. e investigador de la Universidad de Hawai quien publicó que a niveles de consumo óptimo necesitaríamos 27 planetas Tierra para compensar el consumo de recursos de la población humana en el 2050.

 

Para Naciones Unidas éramos 7.000 millones de habitantes en el 2011. Pasamos por 7.200 millones al finalizar el 2013, y comentan que ahora podríamos ser entre 11 mil y 13 mil millones para el 2100.

Ante este panorama, el desafío planetario se concentra en el manejo de los recursos y su aprovechamiento, lo que en los últimos años se ha conocido como “huella ecológica”.

¿Qué nos queda?

Según la ONU, de los cerca de 7.000 mil millones que somos, 1.800 millones son jóvenes, así que el camino que nos queda es EDUCAR DE UNA MANERA DIFERENTE para que esta nueva generación logre enderezar el rumbo y alargar la vida del planeta. Por lo pronto la estrategia debiera ser: Educar, equilíbranos de una manera diferente con el medio ambiente, fortalecer los valores, y distribuir de mejor manera la riqueza de nuestro planeta.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

Leave a Reply