ISRAEL OTRO PEQUEÑO GIGANTE.

Gracias a la Universidad Cuauhtémoc y a sus enlaces internacionales, hace unos días tuve la grandiosa oportunidad de recorrer un país sumamente interesante: Israel.

Este pequeño gigante fundado en 1948 ya cuenta con 10 premios novel en tan solo 66 años de historia. Rodeado de países con quien ha disputado batallas, hoy Israel se ubica como uno de los lugares donde más se invierte en investigación y desarrollo en el mundo.

Un país con una historia fascinante. Un país que agrupa a las 3 religiones monoteístas más importantes del plantea; retos, carencias y conflictos los han llevado a convertirse en el gran desarrollador de tecnología de exportación para el planeta entero.

Haifa, la ciudad de la tecnología, donde una sola empresa como Intel alberga a 10 mil trabajadores, agrupa a jóvenes talentosos que apoyados por fondos mixtos (gobierno y empresa privada), han logrado desarrollar múltiples inventos, por lo que ya se le conoce de manera informal como el segundo Silicon Valley del mundo.

Diseños tecnológicos como la cúpula de hierro, un sistema que destruye misiles en el aire y que logró que ninguno de los 2.400 misiles enviados por los activistas de la Franja de Gaza cayeran en territorio Israelí. La USB, tan usada por todos en la actualidad, fue desarrollada allí también.

Han logrado crear una plataforma de lanzamiento de satélites con un costo de la décima parte que en los países que daban este servicio, como USA.

 

En la reunión con directivos de la Universidad de Haifa preguntaba sobre las estrategias que se llevaron a cabo para potenciar la investigación y la respuesta fue muy clara. “Un país con carencias y riesgos, obliga a su gente a PENSAR”.

Debido a los múltiples conflictos, Israel ha tenido que madurar rápido, por lo que sus universidades han trabajado arduamente el formar jóvenes en áreas tecnológicas con los mejores estándares mundiales; además entendieron que la estadística global presenta que de cada 100 inventos, 95 fracasan en su desarrollo, por lo que crearon un fondo mixto entre el gobierno y la empresa privada, donde apuestan dinero a 100 proyectos por periodo, conociendo de antemano que 95 van a fallar, pero con las utilidades de los 5 que funcionan, se financia toda la operación y se generan múltiples utilidades para todos los involucrados.

 

Para un país sin petróleo y con muy poca agua, estos recursos son sus principales retos, por lo que las leyes son muy estrictas. Por obligación, todas las viviendas de este país cuentan con calentadores solares, y el uso de esta tecnología se extiende a gran parte de la industria.

 

El agua, de la que careceos también en Aguascalientes, se maneja con mucho cuidado. El 100 por ciento del riego agrícola de Israel se encuentra tecnificado por goteo lo que ayuda al ahorro del vital líquido. Las plantas tratadoras de agua ubicadas en diferentes puntos del país, reciben las aguas negras y luego del tratamiento ésta se reenvía para el uso doméstico pero con excelente calidad, tanto que las personas pueden tomar el agua de la llave sin ningún inconveniente.

 

Israel, un pequeño gigante del que debemos aprender mucho, con grandes retos y amenazas, debiera servirnos de parámetro en algunas áreas de oportunidad que tiene nuestro país como son el desgaste de nuestros recursos naturales, la guerra contra el narcotráfico, la inversión en ciencia y tecnología, entre otros. Ojalá que seamos capaces de ver en otros las soluciones a los problemas que en el corto y mediano plazo, quizás se nos conviertan en imposibles de solucionar.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

Leave a Reply